Servicios Comunales en Mayarí, dependiente del transporte privado hasta para trasladar a cubanos fallecidos

Un extraño anuncio de la dirección municipal de Comunales desata la polémica y revela la falta de recursos de la entidad estatal.

Un vehículo de Comunales en Mayarí, Holguín. SERVICIOS COMUNALES MAYARÍ

«La Dirección de Servicios Comunales Mayarí solicita un transporte particular que reúna las condiciones para el traslado de fallecidos y un triciclo para la misma función», publicó el máster en Ciencias Miguel Torres García, jefe de la Unidad de Abastecimiento y Transporte, en la página de Facebook de la entidad.

DIARIO DE CUBA verificó el llamado publicado en la red social. No se trató de un perfil falso, como muchos internautas pensaron, sino de una información oficial. La empresa, subordinada al Gobierno municipal, «tiene una crítica situación con sus vehículos, a punto de no poder operar. El estado técnico es inoperante ya», comentó un trabajador de la unidad, con responsabilidad administrativa, que pidió mantenerse en el anonimato.

La inusual convocatoria fue retirada de la página en Facebook «Servicios Comunales Mayarí», pero no desmentida. Entre las funciones de las direcciones municipales de Servicios Comunales está prestar servicios necrológicos a la población.

«La posibilidad de contratar servicios de porteadores privados de vehículos está permitida hace tiempo, no es nueva, lo que en los servicios funerarios todavía no había sido necesario. Necesitamos un automóvil y un triciclo para poder funcionar. Ahora el Gobierno no tiene condiciones para asignarnos vehículos nuevos y hay que apelar a esta variante. Suena extraño y la gente pensó que era una broma en internet, pero realmente hace falta», abundó la fuente.

Otras empresas del municipio holguinero se han visto obligadas, por el deterioro de su parque automotor, a contratar servicios de porteadores privados y MIPYMES. Es el caso de la emblemática ESUNI (Empresa de Servicios de la Unión del Níquel), con la función de transportar a los trabajadores de NicaroTec y la Termoeléctrica de Felton.

«Esta empresa, desde que se fundó, ha cambiado como cinco veces las guaguas de los trabajadores y, sin embargo, ahora para transportarnos tienen que contratar a los camiones de pasaje particulares. Vehículos que tienen más años que la empresa, bueno más de 62 años, pues son de antes de la Revolución. ¿Cómo es posible que estén en buenas condiciones y los más nuevos destruidos? Y pagan un alquiler inmenso. ¿Quién entiende estas cosas?», se preguntó un empleado.

La Empresa de Alimentos y la propia Empresa de Servicios Comunales llevan varios años contratando vehículos de tracción animal para poder cumplir con sus tareas. Comunales ha contratado a una microempresa, de reciente constitución —con el raro nombre de Nuevo Mundo—, para paliar el problema de la recogida de basura, aunque al parecer no es suficiente.

«Con carretones no se puede resolver el problema de la basura, es muy poco lo que se puede trasladar y ni siquiera esa microempresa particular tiene condiciones para cubrir toda la necesidad. Todavía cerca de mi casa, cerca de la Dirección de Educación, hay microvertederos y no acaban de recoger la basura con regularidad, se abarrota por semanas», comentó Luisa, una mayaricera.

La disfuncionalidad del modelo económico cubano se hace patente en el casi nulo sentido de pertenencia, la falta de piezas de repuesto y rotación de los equipos de transporte, y el canibalismo a que son sometidos los vehículos estatales para satisfacer la demanda de partes y piezas en el mercado informal —normalmente desabastecido—, por operarios que no ganan un salario suficiente para vivir y apelan a «la lucha» a costa del Estado que les mal paga.

Aun en desventaja, los porteadores privados mantienen sus equipos en mejor estado técnico, a pesar de su longevidad, y terminan supliendo al sector estatal gracias a que se ha flexibilizado la burocracia para su contratación. Una aceptación tácita de la superioridad de la iniciativa privada sobre la estatalización de la economía, que no obstante sigue siendo la principal apuesta del Gobierno.

El anuncio de la Empresa Comunales Mayarí necesitada contratar vehículos privados, por consiguiente, no es algo novedoso en el sistema empresarial estatal. Pero sí lo es en los servicios necrológicos, algo que ha suscitado entre los internautas no pocas reacciones de asombro, de burla al sistema político y económico del país, y también a la paradoja de tener funcionarios de tan alta cualificación, como un «máster en Ciencias», en funciones administrativas de mediano nivel, sin recursos para ejecutarlas o innovar.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%