Están viviendo en el local de la Dirección Municipal de la Vivienda de Habana Vieja

Seis familias del edificio ubicado en Aguacate 478, Habana Vieja, duermen desde hace más de diez días en las oficinas de la Dirección Provincial de la Vivienda porque su domicilio está en peligro de derrumbe.

“Nos trajeron a este local, donde no hay condiciones de ningún tipo, y aunque dijeron que sería temporal no vemos que les interese solucionar el asunto con prontitud” ,contaron a CiberCuba los vecinos afectados.

Desde la década del 70 el edificio de la calle Aguacate fue declarado inhabitable y en en 2000 se decretó la “estática milagrosa” un término oficial usado por Vivienda para referirse a aquellas edificaciones que no se caen, literalmente, de milagro, dijo una de las afectadas que duerme en el suelo con su hijo.

Con las lluvias de los últimos días la situación era ya insoportable en el viejo edificio y así lo demuestra un video enviado a esta redacción donde se puede apreciar los chorros de agua que caen dentro de las viviendas y el temor de que en cualquier momento se venga todo abajo.

“Subir por la escalera es jugar a la ruleta rusa. Todo está en tan mal estado que no se salva ni un solo pedazo del edificio. Constantemente se caen trozos del techo y de las paredes”, agregó un señor.

Los afectados contaron que hace unos años habían reubicado a un grupo de familias del edificio y ellos quedaron a la espera del traslado, pero eso nunca ocurrió.

El edificio de Aguacate 478, Habana Vieja

Denuncian que la dirección de Vivienda permita que vivan en esas condiciones aún cuando desde junio se terminó de construir el edificio que supuestamente les corresponde, en San Agustín (La Lisa), y a donde no los han llevado a vivir aún porque le falta el servicio eléctrico, o al menos eso es lo que a ellos les han dicho.

“Mientras tanto nos tienen aquí, en este sitio, viviendo en un pasillo, con todas nuestras pertenencias expuestas al público que viene a Vivienda a hacer sus trámites”, contó una joven madre.

Edificio donde supuestamente los deben ubicar 

Los albergados se quejan de que solo hay dos tomas de corriente para todos y que el baño está en la planta alta, aunque está por gusto porque no hay agua potable y por tanto tienen  que ir al edificio de la calle Aguacate a asearse.

Aunque no lo creas, en aquel derrumbe se ha quedado gente a cuidar las pertenencias que Vivienda no ha traído hasta aquí, incluso un señor mayor de edad que por problemas de salud y movilidad, fue necesario dejar en el edificio, porque aquí sería hacerle la vida imposible, porque no podría ni ir al baño”, contó una de las mujeres albergadas.

Les preocupa que en medio de la crisis sanitaria del nuevo coronavirus, en ese hacinamiento, sin higiene, mosquitos, sin agua potable y con niños, se pueda generar una crisis.

“Queremos una respuesta ya, no que pasen por al lado de uno y nos miren como si fuéramos escoria”, se queja un joven. 

Algunos duermen en el piso y temen por la salud de los más pequeños 

En La Habana, el déficit habitacional es de más de 185 mil viviendas, según datos oficiales de 2018. De todas las casas que hay en la ciudad capital, el 43 por ciento está categorizado de mal o regular. 

Existen más de 43 mil albergados, a la espera de que se les conceda el derecho a una vivienda digna, tal y como estipula la propia Constitución de la República, vigente desde 2019.

Esta semana un derrumbe en La Habana dejó un saldo de once familias damnificadas mientras que otro, en Amargura 319 el colapso de una vetusta edificación provocó que falleciera una señora de 74 años.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.