Segunda noche de protestas en EEUU por la muerte de un joven negro en Minneapolis a manos de la Policía

Cientos de manifestantes desafían el toque de queda impuesto por el gobernador de Minnesota.

Varios manifestantes frente al Departamento de Policía de Brooklyn Center (Minnesota, EEUU). TIM EVANS EFE

Centenares de manifestantes desafiaron en la noche de este lunes el toque de queda impuesto por el gobernador de Minnesota en protesta por la muerte del joven afroamericano Daunte Wright durante un control policial este fin de semana. Los manifestantes se reunieron frente a la comisaría de Policía de Brooklyn Center, el suburbio de Minneapolis en el que ocurrió el suceso, reportó EFE.

Este lunes, tras cumplirse el toque de queda de las 19:00 hora, se registraron enfrentamientos entre los manifestantes y agentes antidisturbios de la Policía Estatal de Minnesota. Según reportes de medios locales, hubo detenciones y en paralelo a los enfrentamientos también hubo saqueos de comercios. Algunos de los locales de la zona, que no fueron saqueados, estaban defendidos por civiles armados.

El domingo, durante un control de tráfico en Brooklyn Center, una agente blanca disparó al afroamericano Daunte Wright, de 20 años.

Según dijo este lunes en una rueda de prensa el jefe de Policía de la localidad, Tim Ganno, fue de forma supuestamente «accidental» porque la agente quería usar una pistola eléctrica conocida como «taser» para inmovilizar a Wright, pero se confundió y disparó con su arma de fuego una bala que acabó con la vida del hombre.

Sobre el motivo de la parada de tráfico, explicó que el vehículo fue interceptado porque no tenía algunos papeles en regla, tras lo que pidieron la identificación a Wright y entonces se dieron cuenta de que tenía una orden de arresto pendiente por no haber comparecido ante la Justicia por los delitos de posesión ilegal de un arma y resistencia a la autoridad. Entonces, al tratar detenerle, él se resistió, intentó entrar de nuevo en su vehículo y la policía le disparó.

El incidente sucedió cuando los nervios están a flor de piel en Minneapolis, que espera con ansiedad el resultado del juicio contra Derek Chauvin, uno de los cuatro policías acusados del asesinato de George Floyd el año pasado, que desató una oleada de protestas contra el racismo y la brutalidad policial en todo el país.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.