Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Santa Ifigenia ya no es suficiente para los muertos de Santiago de Cuba

Las defunciones diarias superan la capacidad de enterramiento en el cementerio y los cadáveres son trasladados a otros poblados bajo protestas de familiares.

Cementerio de Santa Ifigenia, Santiago de Cuba. TRYP ADVISOR

El momento del entierro de los muertos causa hoy ansiedades en los santiagueros que en los últimos tiempos se quejan de no poder inhumar a sus parientes en el Cementerio de Santa Ifigenia, sino en poblados como El Cobre o El Caney, publica el periódico oficial Sierra Maestra.

El subdirector de Servicios Necrológicos en Santiago de Cuba, Héctor Roberto Fernández Castillo, dijo que “diariamente se recibe un aproximado de 25 fallecidos, incluso hay jornadas en que se supera esta cifra” y “Santa Ifigenia está diseñado para asumir entre siete u ocho por día, de ahí que en los últimos tiempos no se satisfaga la demanda”.

“Nosotros tenemos un plan de exhumación en las bóvedas estatales (en las particulares este proceso se realiza cuando el propietario lo desee), donde por norma, los restos de un cadáver se deben sacar y limpiar después de dos años y un día; sin embargo, en estos momentos tenemos una especie de bache en cuanto a las capacidades porque se entierran más cadáveres de los que se exhuman”, declaró.

“A raíz de esto en algunas ocasiones hemos tenido que acudir a los poblados para poder cumplir esta tarea: en el cementerio de El Cobre hicimos un nicho de tres capacidades y las utilizamos cuando no podemos enterrar” en Santa Ifigenia, explicó.

Sin embargo, las opciones de entierro en los poblados preparados para esto también enfrentan dificultades.

“Es verdad, hemos inhumado allí, en El Caney, en el cementerio de Boniato… pero en la actualidad casi agotamos también esas capacidades, y estamos haciendo todo lo posible por rescatar algunas bóvedas en Santa Ifigenia en coordinación con su director”, afirmó.

Según el órgano del Partido Comunista de Cuba (PCC), en estos momentos de construye un nuevo camposanto en la carretera de Siboney, en un barrio llamado Hicacos, ubicado después del punto de control y antes de llegar a Sevilla.

“Este cementerio ya se está nombrando Nuevo Santiago; tendrá un carácter municipal, muy moderno, compuesto por terrazas, con necrocomio incluido (lugar donde se depositan los cadáveres en descomposición para que Medicina Legal e Instrucción Penal, realicen la necropsia)”, anunció Fernández Castillo.

“En esta nueva necrópolis la próxima semana se iniciará la edificación de bóvedas de 12 y de 32 capacidades, lo que nos va a ofrecer otras oportunidades para el enterramiento. Se está haciendo lo necesario (…) para que en el tiempo más corto posible comience a trabajar el Nuevo Santiago en aras de resolver los problemas de capacidad”, dijo el subdirector provincial de Servicios Necrológicos.

Fernández Castillo justificó que el cementerio de Santa Ifigenia lleva muchos años en explotación y numerosas bóvedas están caducando a causa del deterioro.

Esta necrópolis, donde se encuentra la piedra con los restos de Fidel Castro, también los de Mariana Grajales y Carlos Manuel de Céspedes, ha devenido lugar turístico adonde el Gobierno lleva a delegaciones internacionales, y hace ir a trabajadores y estudiantes.

Fernández Castillo aseguró que buscan alternativas para que los restos mortales de los santiagueros se depositen en un lugar seguro y adecuado para estos fines, “aunque no sea el deseado por los familiares”.

“En este 2021 vamos a acometer algunas obras en los cementerios de El Caney, Siboney, Boniato y El Cobre para incrementar sus capacidades de enterramiento, lo que ayudaría no solo a esos poblados sino también al municipio Santiago de manera general. Estamos proyectando nuevos osarios y bóvedas”, concluyó.

La falta de espacio es común en los cementerios de la Isla. En el de Colón, de La Habana, es práctica frecuente sacar los ataúdes, generalmente muy deteriorados, y se depositan los restos en las calles de la propia necrópolis. Dejan imágenes macabras de huesos y fragmentos de ropas de los fallecidos.

En Cuba son frecuentes las denuncias de cubanos que encuentran las tumbas de sus familiares abiertas, con huesos a la vista, entre otras situaciones que hablan del deficiente servicio necrológico.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: