Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Salen a la luz nuevas revelaciones sobre los ataques sónicos a diplomáticos en Cuba

Unos 26 diplomáticos estadounidenses en La Habana dijeron haber sufrido lesiones cerebrales

Embajada de Estados Unidos en Cuba 

Los misteriosos síntomas experimentados por una veintena de diplomáticos y funcionarios de inteligencia estadounidense en La Habana pudieran estar relacionados con “energía de radiofrecuencia”, informó la agencia de noticias Efe.

De acuerdo con un informe emitido por la Academia Nacional de Ciencias, los padecimientos neurológicos son consistentes con los efectos de la energía de microondas dirigida.

Si bien la investigación no concluye que la “energía” haya sido dirigida intencionalmente por un arma —como manifestaron en su momento miembros del personal diplomático estadounidense—, tampoco se descarta esa posibilidad.

Como parte de este estudio se examinaron cuatro posibles causantes de los síntomas: infección, sustancias químicas, factores psicológicos y energía de microondas.

“El comité consideró que muchos de los signos, síntomas y observaciones distintivos y agudos informados por los empleados son consistentes con los efectos de la energía de radiofrecuencia (RF) pulsada y dirigida”, indicó el informe.

“Los estudios publicados en la literatura abierta hace más de medio siglo y durante las décadas posteriores por fuentes occidentales y soviéticas proporcionan un apoyo circunstancial para este posible mecanismo”, agregaron.

“En general, la energía de radiofrecuencia pulsada dirigida parece ser el mecanismo más plausible para explicar estos casos entre los que el comité consideró”.

Por último, el comité de expertos admitió que no se pueden descartar otros posibles mecanismos y consideró “probable que una multiplicidad de factores explique algunos casos y las diferencias entre otros”.

Cada posible causa sigue siendo especulativa

Vale recordar que entre noviembre de 2016 y agosto de 2017, cerca de 26 diplomáticos estadounidenses en La Habana dijeron haber sufrido lesiones cerebrales, mareos, dolores de cabeza y falta de capacidad de concentración.

Estas alegaciones fueron secundadas por 14 miembros del personal consular de Canadá en la capital, quienes indicaron haber experimentado síntomas similares. Asimismo, en 2018 se conocieron, al menos, dos casos en China.

¿El resultado final? La retirada de la mayoría del personal diplomático de Estados Unidos de la Isla y la suspensión de la emisión de visados desde La Habana.

Conforme a reportes de GQ Magazine y The New York Times, durante el último año agentes de la CIA también han informado sobre episodios análogos en Europa y Asia. Uno de ellos involucró a Marc Polymeropoulos, quien se retiró en 2019 tras una larga carrera en la Inteligencia.

El funcionario dijo aún sentir las secuelas de una presunta lesión cerebral sufrida en un viaje a Moscú.

En la misma línea, una fuente afirmó que la CIA logró descubrir que agentes rusos, quienes habían trabajado en programas de armas de microondas, estaban presentes en las mismas ciudades y al mismo tiempo que los oficiales estadounidenses que se habían enfermado.

“Cada posible causa sigue siendo especulativa”, declaró recientemente el Departamento de Estado.

A finales de 2018, un artículo publicado por The New Yorker vinculó a Alejandro Castro Espín, hijo de Raúl y por aquel entonces jefe de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional, con los ataques acústicos.

El reportaje, titulado “The Mystery of the Havana Syndrome”, señala que el departamento del Minint dirigido por dirigía Castro Espín había sido desmantelado en fecha cercana a marzo.

Tomado De Periodicocubano

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: