‘Rusia tiene derecho a defenderse’: el Gobierno cubano justifica la invasión de Ucrania

La Habana anticipa que votará en contra de una resolución de condena a Rusia que se presentaría en la ONU.

Vista aérea del Palacio de la Revolución, sede del Comité Central del PCC. ECURED

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba reiteró su posición de alineamiento con Moscú en la invasión contra Ucrania, culpó a EEUU y la OTAN del conflicto y justificó la agresión.

«Rusia tiene derecho a defenderse. No es posible conseguir la paz cercando ni acorralando a los Estados», indica la nota, compartida por Bruno Rodríguez en su perfil de Twitter bajo el título de «Declaración del Gobierno revolucionario».

«El empeño estadounidense en continuar la progresiva expansión de la OTAN hacia las fronteras de la Federación de Rusia, ha conducido a un escenario, con implicaciones de alcance impredecible, que se pudo evitar», señala la nota.

«Son conocidos los movimientos militares realizados por los Estados Unidos y la OTAN en meses recientes hacia regiones adyacentes a la Federación de Rusia, precedidos de la entrega de armas modernas a Ucrania, lo que de conjunto equivale a un cerco militar progresivo», afirma.

Según La Habana, no se puede «examinar con rigor y honestidad la situación actual de Ucrania, sin valorar detenidamente los justos reclamos de la Federación de Rusia a los Estados Unidos y la OTAN y los factores que han conducido al uso de la fuerza y la no observancia de principios legales y normas internacionales que Cuba suscribe y respalda con todo vigor y son referencia imprescindible, particularmente para los países pequeños, contra el hegemonismo, los abusos de poder y las injusticias».

«Cuba es un país defensor del Derecho Internacional y comprometido con la Carta de las Naciones Unidas, que siempre defenderá la paz y se opondrá al uso o amenaza de la fuerza contra cualquier Estado», comenta.

Aunque la declaración dice lamentar profundamente «las pérdidas de vidas de civiles inocentes en Ucrania» y reconoce que «el pueblo cubano ha tenido y tiene una relación entrañable con el pueblo ucraniano», afirma que «la historia exigirá responsabilidad al Gobierno de los Estados Unidos por las consecuencias de una doctrina militar crecientemente ofensiva fuera de las fronteras de la OTAN, que amenaza la paz, la seguridad y la estabilidad internacionales».

«Fue un error ignorar durante décadas los fundados reclamos de garantías de seguridad por parte de la Federación de Rusia y suponer que ese país permanecería inerme ante una amenaza directa a su seguridad nacional», vuelve a justificar.

Asimismo, el Gobierno cubano sugiere que rechazará «el proyecto de resolución sobre la situación en Ucrania no aprobado en el Consejo de Seguridad el 25 de febrero, que será presentado a la Asamblea General», puesto que, dice, «no fue concebido como una contribución real a la búsqueda de soluciones a la actual crisis» y lo califica como «desbalanceado».

«Abogamos por una solución diplomática seria, constructiva y realista de la actual crisis en Europa, por medios pacíficos, que garantice la seguridad y soberanía de todos, así como la paz, la estabilidad y la seguridad regional e internacional», dice, para finalizar recordando la intervención de EEUU y la OTAN en Yugoslavia en 1999 y responsabilizándolos por «la muerte de cientos de miles de civiles, que denominan ‘daños colaterales’; de millones de desplazados y de vasta destrucción en toda la geografía de nuestro planeta como resultado de sus guerras de rapiña».

El propio sábado, el Partido Comunista de Cuba (PCC) también justificó la agresión a través de un largo texto en el diario oficial Granma, donde fueron reproducidos los partes de guerra de Rusia y se aseguró que «la operación que Moscú está llevando a cabo desde el jueves último fue provocada por las propias autoridades ucranianas. Los objetivos son claros: la desmilitarización y la desnazificación del territorio ucraniano».

En América Latina, solo los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, estrechos aliados de Moscú, han apoyado la invasión.

El martes pasado la Duma rusa acordó retrasar hasta 2027 algunos pagos de la deuda de 2.300 millones de dólares que tiene el Gobierno de Cuba con Moscú, si bien indicó que le cobrará los intereses correspondientes.

Por su parte, Nicolás Maduro, tras anunciar su pleno apoyo a Vladimir Putin «en sus esfuerzos por defender la paz de Rusia», anunció que Venezuela fortalecerá su alianza con Moscú. 

Daniel Ortega expresó su apoyo a Putin y dijo que es lo correcto reconocer la independencia de las provincias separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk, la decisión de Moscú que fue el preámbulo de la invasión del pasado jueves.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%