Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Rompe el silencio sobreviviente del accidente de Güines

Foto de Escambray

Hace poco más de una semana, un accidente de tránsito ocurrido en la isla conmocionó a la nación. El incidente ha cobrado la vida de más de 10 isleños y en redes aún se leen mensajes de dolor.

Cuando unos 7 días han transcurrido, una de las sobrevivientes del siniestro conversó con la prensa estatal, y reveló algunos detalles de lo que se vivió aquella lamentable jornada.

“Llegamos a Ciudad Libertad aproximadamente a la 1:00 de la madrugada y allí aguardamos, hasta que empezaron a salir los viajes. Primero salieron las de Santiago de Cuba y Guantánamo, y a las 5:40 a.m. comenzó a salir Granma. Todos estábamos trasnochados, teníamos mucho sueño y al subir al carro nos dormimos”, dijo desde su pueblo natal Marisel Naranjo Mendoza, quien viajaba en el ómnibus siniestrado, con destino Guisa-Jiguaní.

“Cuando habíamos recorrido entre 40 y 50 kilómetros, en el punto donde se encuentra el puente de Güines, sentí golpes. Al despertarme sentí que íbamos cayendo; noté la guagua dando vueltas”, explicó.

“Mientras caíamos sentí otro golpe, y después otro más. Luego, un desliz, y cuando me pude orientar un poco empecé a tocar todo mi cuerpo, para ver si estaba viva en realidad. Y nada, aquí estoy; estoy viva”, indicó.

 “Los que se murieron prácticamente pasaron del sueño a la muerte (rompe en llanto), y los que pudimos sobrevivir, gracias a Dios, vimos casi todo. Por lo menos yo no perdí el conocimiento en ningún momento y lo vi casi todo”, recordó.

“Miré a mis compañeros, vi cómo todos estaban debajo de los asientos, sin poder auxiliarlos. Salí del ómnibus con ayuda de otros pedagogos que venían en la guagua de Bayamo. Ahí, al instante, cinco minutos, diez a lo sumo, comenzaron a llegar los bomberos, los paramédicos, la Policía, y me llevaron para el hospital de Güines, donde tuve las mejores atenciones”, relató.

“Después mis hermanos, que viven en San José de Las Lajas, gestionaron que me trasladaran, ya en la tarde, hacia allá; en ese otro hospital recibí muy buena atención también”, añade.

“Tuve fractura de costillas en el lado derecho y no podía viajar sentada. Estoy muy agradecida de todo el personal de Salud Pública, médico y paramédico, a mi llegada a casa. Ahora me encuentro en el Policlínico municipal, ya que tenía mucho dolor costal y me han estado atendiendo aquí”, narraba a Escambray.

Tomado De CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: