Derlin Newey

Un anciano de 89 años en Estados Unidos que trabaja como repartidor de pizza acaba de recibir 10 000 euros de regalo por parte de donantes anónimos que se conmovieron con su situación.

Derlin Newey, un jubilado de Utah a quien no le alcanza su pensión para llegar a fin de mes, tuvo que acudir a un restaurante de comida rápida a pedir empleo para aumentar un poco sus ingresos.

Pese a su avanzada edad, trabaja 30 horas a la semana repartiendo pizzas de la marca Papa John’s en la ciudad de Roy, donde residen apenas 35 000 personas.

La familia de Carlos Valdez, que suele pedir pizzas a domicilio, lo conoció un día y a partir de entonces siempre solicitaba que fuera él quien llevara su encargo. Cuando Derlin llegaba a la casa, grababan la entrega y la subían a la plataforma de vídeos TikTok en su canal @vendingheads.

Según declaró uno de los Valdez a KSL, una emisora de televisión local afiliada a CNN, consiguieron más de 53 000 seguidores, muchos de los cuales preguntaban por qué alguien tan mayor se dedicaba a repartir pizzas.

Entonces la familia tuvo la idea de hacer una recaudación de fondos para ayudar al anciano y que no tuviera que trabajar tanto. En pocos días obtuvieron 12 000 dólares que depositaron en un cheque firmado por ‘la familia de TikTok’.

En la última visita a la casa de los Valdez, el dueño de la casa lo hizo entrar y sentarte a la mesa para darle la sorpresa.

“Buenos días, colega. ¿Qué tal? Hemos reunido este regalo entre todos para ti. Y estoy aquí para dártelo, de parte de la comunidad TikTok. Hemos recaudado 12 000 dólares para ti”, expresó Valdez.

El anciano se emocionó hasta las lágrimas. “No, ¿por qué han hecho algo así?”, expresó.

“Ellos te aman y han querido hacerte un regalo”, respondió una joven.

“No puedo creerlo”, dijo, negando con la cabeza. “No sé qué decir, excepto gracias”, añadió.

Además del dinero, Derlin recibió una camiseta con la frase que él dice cada vez que realiza un reparto: “Hola, ¿buscas algo de pizza?”.

Por su parte, Valdez manifestó su alegría por haber ayudado al veterano repartidor.

“Lo necesitaba y me alegro de que hayamos podido ayudarlo. Solo tenemos que tratar a las personas con amabilidad y respeto, como él lo hace. Nos ha robado el corazón”, detalló.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.