Regresa el turismo canadiense a Varadero y se suspende la entrada de cubanos a los hoteles del balneario

Mientras las autoridades confinan toda Matanzas ante la expansión del Covid-19, se incrementa la llegada de veraneantes foráneos.

Turistas canadienses en un vuelo de Air Canada. PRENSA LATINA

La aerolínea Air Canada vuelve el sábado 3 de julio a volar a Varaderopara llevar veraneantes del principal mercado turístico de Cuba al mayor balneario del país. Esto, mientras la provincia de Matanzas adopta las medidas de confinamiento más duras de toda la pandemia, entre ellas, la suspensión de las reservaciones de cubanos en los hoteles.

De acuerdo con la agencia oficial Prensa Latina, luego de que los vuelos de Air Canada fueran suspendidos en enero pasado, las rutas semanales desde Toronto se retomarán el próximo sábado y desde Montreal el domingo, con destino al Aeropuerto Juan Gualberto Gómez.

«Es importante desde el punto de vista económico para el país el reinicio de operaciones», dijo Yandy Moreno, coordinador de operaciones del aeropuerto, quien aseguró que a los excursionistas se les aplican los controles sanitarios establecidos para evitar el contagio de Covid-19.

Con Air Canada sumarán seis las compañías que vuelan al aeropuerto del principal balneario turístico de Cuba, junto a las rusas Aeroflot, Azur Air, NordWind y Royal Flight, y la agencia anglo-alemana TUI UK.

El reporte no especificó si los viajeros serán sometidos al protocolo de pruebas PCR y aislamiento que se aplica a los viajeros y que está vigente en Cuba. 

El Gobierno de Canadá alivió las restricciones de viaje impuestas meses atrás para las personas vacunadas y a partir del 5 de julio los nacionales ya vacunados y los residentes permanentes que regresen al país desde el extranjero no guardarán cuarentena.

El anuncio del regreso del turismo canadiense a Varadero coincide con la suspensión de las reservaciones de los veraneantes cubanos en los hoteles de ese balneario. El jueves, la periodista Bárbara Vasallo, jefa de la corresponsalía de la estatal Agencia Cubana de Noticias, reportó en su muro de Facebook que desde el viernes la entrada a esos hoteles quedó suspendida. 

La medida se corresponde con las nuevas restricciones aplicadas en toda la provincia de Matanzas, actual epicentro del Covid-19 en la Isla, para contener la expansión del virus, que ha provocado el colapso de hospitales y centros de aislamiento estatales, así como la paralización de la circulación en la vía pública y el cierre de todos los establecimientos de servicios desde el mediodía.

En Matanzas fue donde, meses atrás, se reportó al presencia de la variante sudafricana del Covid-19. Ahora, según las autoridades locales, circulan allí la Delta y la Delta Plus, las más contagiosas de las reportadas en el mundo hoy.

Ningún cargo oficial cubano ha explicado hasta el momento por dónde entraron esa variantes, lo que ha hecho sospechar a muchas personas que su origen es precisamente el trasiego de turistas extranjeros que viajan a Varadero.

El oficial periódico Girón publicó el jueves un intercambio con la prensa del gobernador de Matanzas, Mario Sabines Lorenzo, quien negó que sea esa la fuente de contagios. Sin embargo, el funcionario reconoció que «no hemos cumplido cabalmente  los protocolos de bioseguridad», sin precisar cuáles.

Luego, admitió que la necesidad de obtener ingresos es la causa de que se admitan turistas procedentes de países como Rusia, que actualmente vive un repunte de la pandemia. «Cuando se evalúa costo-beneficio, sí es muy beneficioso lo que se está haciendo en ese sentido para la economía del país», dijo.

Al ser interrogado por la prensa local acerca de la razón por la cual los trabajadores del turismo en contacto con esos turistas no hacen un régimen de cuarentena, respondió: «Se ha valorado, pero no es sencillo. Se trata de personas que tienen una vida, que necesitan regresar a su hogar; además de que la cantidad de especialistas no alcanza para cubrir los ciclos que impone un régimen de cuarentena».

Sobre la coincidencia de turistas extranjeros y cubanos en los hoteles de Varadero, expresó: «Cuando se mezclan es por una cuestión puramente económica. Funciona como una cadena: hay una planta instalada, y si no la explotamos no obtenemos su utilidad financiera, y si esta no se logra, para qué se está haciendo turismo. Obligatoriamente tiene que dar la cuenta; y es por lo que estamos trabajando. El grupo técnico se esfuerza para minimizar los riesgos».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.