Régimen retira cargos a pastor cristiano de Las Tunas tras mantenerlo detenido por 10 días

La detención y el intento de condenar a Parra Rosabal fue vista por líderes religiosos como un nuevo intento de las autoridades cubanas de cercenar la libertad de culto en la isla

La Fiscalía Municipal de Jobabo, en la oriental provincia cubana de Las Tunas, retiró este lunes los cargos de los que acusaba al pastor apostólico Karel Parra Rosabal, luego de que éste estuviese 10 días privado de su libertad en la Unidad Municipal de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

Parra Rosabal, que ejerce por cuenta propia como reparador de bicicletas para ganarse su sustento, estaba bajo investigación por los supuestos delitos de “Acaparamiento” y “Receptación”. Días atrás, previo a su arresto, sufrió un violento registro en su casa, en presencia de su esposa y tres hijos menores.

En declaraciones a Radio Televisión Martí, el periodista independiente Ricardo Fernández Izaguirre relató que a las dos de la tarde de este lunes el pastor fue citado para entrevistarse con la jefa de la fiscalía.

“Allí tuvo la posibilidad de presentar las pruebas, algo que no se le había permitido durante todo el proceso, y demostrar que todas las piezas, herramientas y materiales que le fueron confiscadas en su taller de bicicletas habían sido legalmente adquiridas”, explicó el comunicador.

“Durante dos horas y media estuvo respondiendo las preguntas de la fiscal y finalmente, tras 10 días de detención arbitraria, Parra Rosabal fue declarado inocente de esta acusación”, agregó.

Fernández agradeció el apoyo de la comunidad internacional y los medios de comunicación al caso del líder religioso tunero. En su opinión, ello contribuyó a que hoy el pastor esté libre y esperando la devolución de las piezas que se ocuparon y que forman parte de su negocio, que ha cultivado de manera legal, con licencia, por más de 10 años.

La detención de Parra Rosabal fue vista por líderes de la Iglesia Apostólica Cubana como un nuevo intento de las autoridades cubanas de cercenar la libertad de culto en la isla, empleando para ello, una vez más, el método de fabricar un supuesto delito común.

En sintonía con esta interpretación, activistas y miembros de la comunidad religiosa cubana han denunciado en el último año un aumento de la represión de la libertad de culto en el país.

Por ejemplo, el líder de los Bautistas Bereanos de Cuba, el pastor Daniel Josué Pérez Naranjo, hijo de uno de los fundadores de la denominación establecida en Cuba desde 1946, fue detenido e interrogado en dos oportunidades a finales del 2020.

El religioso residente en el poblado Chaparra, también en la provincia de Las Tunas, asegura que está siendo acosado tan sólo por haber recibido una invitación para viajar a un evento religioso en los Estados Unidos.

Desde esa oriental provincia, una de las más pobres del país, el pastor Yoel Demetrio viene denunciando las injusticias que comete el régimen castrista. Este mes reveló una huelga de carboneros y otra de pescadores, quienes exigen un mejor clima laboral y pagos para poder hacer frente a los aún más elevados costos que están suponiendo en Cuba las medidas del ordenamiento monetario del régimen.

Tomado De ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.