Uno de los datos más relevantes es que entre 5,000 y 10,000 doctores no pueden ver a sus hijos por ocho años o más, porque el gobierno cubano se los prohíbe, tras haber desertado de las misiones

Este martes, la ONG Prisioners Defenders (PD) presentó públicamente la ampliación de la denuncia “Cuban doctors vs. The Cuban Government” ante Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional, sobre la explotación del régimen contra médicos cubanos.

En este proyecto han participado un total de 622 profesionales que han abandonado las llamadas misiones internacionalistas ante su precariedad. Sobre todo se encontraban en países latinoamericanos como Guatemala, Nicaragua, Venezuela y Honduras.

De acuerdo con el presidente de PD, Javier Larrondo, “los testimonios son similares y hay casos peores de médicos cubanos por el mundo en esas misiones “solidarias”. Los países no han sabido ni querido mirar lo que ocurría dentro. Cuba los ha estado explotando de una manera horrorosa”.

Uno de los datos más relevantes es que entre 5,000 y 10,000 doctores no pueden ver a sus hijos por ocho años o más, porque el gobierno cubano se los prohíbe, tras haber desertado de los programas estatales.

Larrondo realizó un recorrido de las primeras denuncias mediáticas sobre este caso. Destacó un análisis de 2010 del British Medical Journal; en 2018 el Examen Periódico Universal; en mayo de 2018 vino la primera denuncia de PD ante Naciones Unidad; y en julio de 2020 la denuncia de Human Rights Fundation.

Según los testimonios recopilados por PD, para irse de misión, al 32% de los médicos entrevistados no le presentaron ningún contrato; el 35% firmó contrato pero no les dieron copia; al 33% le presentaron contrato y obtuvieron una copia.

Desde abril del presente año, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU dijo que evaluaría la situación de los médicos cubanos enviados por el régimen a misiones en el extranjero, a partir de un informe preparado por la Relatoría Especial sobre las formas contemporáneas de la esclavitud y la Relatoría de Trata de Personas.

Dicho informe solicita al Consejo pronunciarse acerca de “los mecanismos de queja existentes para profesionales cubanos que quieran denunciar abuso o explotación laboral y de qué manera dichos canales o mecanismos puedan ser accedidos desde el extranjero”.

Uno de los principales basamentos del informe resulta la acusación presentada por la ONG Prisoners Defenders, quien señaló los casos de 450 médicos cubanos sometidos a este tipo de abusos, denuncia presentada a demás a la Corte Penal Internacional de La Haya y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Las misiones de médicos cubanos funcionan desde 1963, con más de 600 000 trabajadores contratados en más de 160 países, según cifras del propio gobierno de Cuba, el cual mantiene hoy unos 30 000 médicos en más de 60 naciones.

Si bien su participación en estas misiones es oficialmente voluntaria, el informe explica que “muchos médicos se sienten presionados para acogerse a dichas misiones y temen represalias por parte del gobierno de Cuba si no participan”, explica el informe.

Otra gran preocupación que será analizada ante el máximo organismo de la diplomacia mundial, será los escasos beneficios que estos trabajadores reciben por su labor, ya que en muchos de estos países los médicos no recibirían un contrato de trabajo, “o no siempre recibirían una copia del mismo”.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.