Régimen cubano en crisis busca agilizar trámites para inversores extranjeros

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El régimen de Cuba inauguró este martes la sede permanente de la Ventanilla Única de la Inversión Extranjera, entidad encargada de “facilitar” los trámites para captar capitales del exterior en un momento de aguda crisis económica

El régimen de Cuba inauguró este martes la sede permanente de la Ventanilla Única de la Inversión Extranjera (Vuinex), entidad encargada de “facilitar” los trámites para captar capitales del exterior en un momento de crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus, y nuevas sanciones de Estados Unidos contra la dictadura.

Según el gobierno castrista, este sistema agilizaría los trámites de exportación y de obtención de los permisos para el establecimiento de los negocios de extranjeros en la isla, ya que la pesada burocracia socialista es una de las quejas más frecuentes de los potenciales inversores. Mientras, el régimen se mantiene coartando la iniciativa privada de los cubanos.

Desde enero hasta octubre, período en el que la Ventanilla Única tenía una oficina provisional, “se gestionaron aproximadamente 130 trámites relacionados con la inversión extranjera”, explicó la directora de la entidad, Anabel Reloba, durante la inauguración de la nueva sede.

El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, presidió el acto, en el que su ministerio firmó acuerdos de cooperación con los de Justicia, Construcción y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; el Instituto de Planificación Física; y las oficinas nacionales de Estadística e Información y de Administración Tributaria.

Malmierca aseguró que el sistema de ventanilla única incentiva la actividad de los inversores extranjeros al facilitar el establecimiento de sus negocios en el país, simplificar los procedimientos y acortar los plazos para la aprobación de los permisos, licencias y autorizaciones.

También reconoció que los niveles de inversión extranjera que desea la dictadura aún se encuentran por debajo de sus necesidades para alcanzar el desarrollo, informó EFE.

En la apertura estuvieron presentes la coordinadora residente de la ONU en Cuba, Consuelo Vidal-Bruce; la representante permanente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Maribel Gutiérrez, y el jefe de cooperación de la delegación de la Unión Europea en el país caribeño, Juan Garay, que contribuyeron a la puesta en marcha de la Vuinex.

Según estimaciones oficiales, Cuba necesita para sustentar su economía más de 2 000 millones de dólares al año en inversiones foráneas dirigidas a sectores estratégicos para generar exportaciones, sustituir importaciones y propiciar los encadenamientos productivos.

Entre 2018 y 2019 el país captó más de 1.700 millones de dólares en 25 nuevos proyectos de inversión extranjera. Los datos correspondientes al último año todavía no han sido divulgados, pero es de prever que se registre una caída debido a la pandemia del coronavirus.

La crisis sanitaria ha tenido un fuerte impacto sobre el turismo, un sector clave para mantener a flote la economía de la isla, y ha limitado los viajes de potenciales inversores.

La COVID-19 también obligó a posponer, aún sin nueva fecha, la Feria Internacional de La Habana (Fihav), el mayor evento con el que la dictadura busca cada año atraer capital foráneo.

En este sentido, la directora de la Vuinex aseguró que “próximamente funcionará una plataforma informática en la que los inversionistas tengan formas de entrada desde el extranjero y nosotros podamos gestionar todos los permisos y autorizaciones de manera virtual”.

En 2019 las autoridades del régimen afirmaron que la crisis era algo coyuntural, repitiendo la historia del fallecido dictador Fidel Castro a inicios del “Período especial”, quien  también afirmó que esa crisis era momentánea; pero la realidad demostró que en ambos casos el problema es estructural, pues la economía del castrismo siempre ha sido muy dependiente del sector externo: comercio, turismo y préstamo de fondos.

El economista cubano radicado en España, Elías Amor, quien también es el presidente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), ha dicho que la isla, “según datos recientes de la Cepal, registra una caída del -8% del PIB, inferior a la media de América Latina y Caribe situada en el -9%. Este derrumbe viene provocado por los efectos de la pandemia y la paralización de la actividad interna y externa. Pero a diferencia de otros países, la economía cubana ya se encontraba en una difícil situación a finales de 2019. De modo que la situación actual ha venido a empeorar los problemas de fondo, que no son otros que los derivados del agotamiento del modelo económico”.

Tomado De ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.