Reabren playas, gimnasios y el Malecón en La Habana, que se suma a la reapertura en Cuba

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Tanto en piscinas como playas ‘es obligatorio el uso del nasobuco, excepto cuando los bañistas se internen en el mar’, advierte el Gobierno.

Una pareja en el Malecón desierto en medio de la pandemia del Covid-19. ALEXANDRE MENEGHINI REUTERS

El Gobierno de La Habana anunció la apertura de playas y piscinas, así como el acceso de la población al Malecón y la autorización para el reinicio de las actividades en los gimnasios, como parte de un grupo de medidas de «flexibilización de algunas medidas restrictivas relacionadas con la epidemia en los ámbitos de la recreación y la práctica de actividades deportivas».

La decisión, según las autoridades, obedece al «descenso sostenido de los casos confirmados» con Covid-19 en los últimas ocho semanas y «el avance de la campaña de vacunación», reportó el periódico oficial Tribuna de La Habana.

A partir del miércoles, anunció el gobernador Reinaldo García Zapata, se podrán realizar ejercicios físicos en la vía pública y en los gimnasios, incluyendo aquellos que están climatizados, aunque cumpliendo con el distanciamiento físico y la desinfección de los equipos cada vez que se termine de usar por una persona.

Esas mismas normas regirán para la estancia de personas en el Malecón, así como para las playas y piscinas. En estas últimas, solo está autorizado el uso al 50% de su capacidad.

No obstante, para que los habaneros se desplacen a las playas, sobre todo las de Habana del Este, no se habilitarán ómnibus de refuerzo «debido a la situación económica», dijo el funcionario, que por ello recomendó a los bañistas «asistir de manera ordenada» y cumpliendo con las regulaciones sanitarias.

Asimismo, aclaró García Zapata que como «no hay condiciones para asegurar un servicio gastronómico adecuado en los balnearios públicos (…) la población debe garantizar la alimentación por sus propios medios».

Igualmente, tanto en piscinas como playas «es obligatorio el uso del nasobuco, excepto cuando los bañistas se internen en el mar», advirtió el funcionario.

El primer secretario del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) , Luis Antonio Torres Iríbar, orientó que los inspectores y la Policía deben incrementar su presencia en las áreas del Malecón, las zonas de playa y los gimnasios «para velar por el cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios».

Además, el toque de queda se mantendrá en la capital a partir de las 10:30PM.

La Habana se mantiene durante los últimos días dentro del rango de los 300 contagios diarios. Al cierre del martes permanecían ingresados por Covid-19 en la ciudad 6.230 personas, 2.126 de ellas en sus hogares. En las salas de terapia de los hospitales hay 106 pacientes, de ellos 46 en estado crítico.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) capitalino reconocen la existencia de dos brotes activos, ambos en instituciones estatales, mientras que estaban abiertos al cierre del martes 1.305 controles de foco con personas infectadas.

García Zapata dijo que la flexibilización obedece a que el 90% de los habaneros ya tiene al menos una dosis de los inyectables cubanos, y el 70% las tres dosis requeridas, y a la disminución de la tasa de incidencia. No obstante, llamó a la «responsabilidad y el autocuidado de los habaneros».

Torres Iríbar, por su lado, anunció que con esta flexibilización y otras que sean factibles de aplicar en el futuro se trata de «viabilizar una apertura responsable».

El Gobierno cubano ha anunciado la reapertura de los aeropuertos y hoteles al turismo internacional y el libre flujo de viajeros a partir del 15 de noviembre. Con vistas a ese momento, las autoridades provinciales han ido anunciando la reapertura de servicios en diferentes provincias.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.