Ratificada la condena de más de tres años de prisión para el opositor cubano Virgilio Mantilla

Familiares alertan que, en el juicio de apelación, al preso político se le vio ‘muy mal’ de salud.

El preso político cubano Virgilio Mantilla Arango. VIRGILIO MANTILLA/FACEBOOK

El Tribunal Municipal Popular de Camagüey ratificó la condena de tres años y tres meses de privación de libertad al prisionero político cubano Virgilio Mantilla Arango, durante el juicio de apelación que fue celebrado en la prisión Cerámica Roja, el pasado miércoles.

Mantilla Arango fue condenado por el delito de «daños a la propiedad», por escribir en la fachada de una casa, en el reparto La Caridad, la frase «Comunismo No, Martí Sí», a pesar de que el inquilino de la vivienda, que testificó en la vista, alegó que él nunca presentó acusación alguna contra el opositor, según informaron a Radio Martí su esposa, Ángela Emilia Nodal Hernández, y Jesús Pino Argilagos, padrastro de Mantilla Arango.

«El abogado está super indignado», dijo la esposa del opositor. Según sus palabras, la persona supuestamente afectada por la actividad de Mantilla Arango dijo en el juicio «que él no se sentía dañado en nada por lo que Virgilio le había puesto en su pared ni necesitaba que Virgilio le diera ‘un kilo'».

«¡Qué defensa de los (supuestos) perjudicados, y qué defensa la del abogado!«, exclamó Nodal Hernández. «No obstante, le mantuvieron el daño y los mismos tres años con tres meses, y el abogado pidiendo cambiarle la medida de daño, porque los perjudicados dijeron que ellos no se sienten dañados».

Pino Argilagos, por su parte, dijo al medio que el testigo o víctima del daño es un muchacho joven que «está cuidando esa casa porque los verdaderos dueños están en Estados Unidos. Él testifica que no se siente perjudicado en nada, que él nunca acusó, que nunca fue a la policía, nunca hizo una denuncia«.

Según el padrastro de Mantilla Arango, el residente de la vivienda se ocupó personalmente de borrar lo escrito en la pared de la casa.

«Esto fue una manipulación de la Seguridad del Estado del régimen castrista este, como le estoy diciendo. Fue un montaje para dañar a Mantilla, para poder sancionarlo a tres años», añadió.

Jesús Pino Argilagos declaró, además, que el prisionero político «se encuentra en estos momentos en la prisión de la 26, en el hospital. Él se encuentra muy mal de salud, en el juicio tuvo que pedir permiso para sentarse porque se sentía con fatiga y falta de aire. Yo lo veo en muy malas condiciones», concluyó.

Virgilio Mantilla Arango, líder de la organización opositora Unidad Camagüeyana por los Derechos Humanos, de 51 años de edad, quien fue liberado el pasado 4 de julio tras cumplir una condena de ocho meses por manifestarse en apoyo al Movimiento San Isidro, también fue juzgado por su participación en las protestas del 11 de julio. Fue sancionado por el Tribunal Municipal de Florida el 23 de julio, a nueve meses de privación de libertad por un delito de «desacato».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%