Queremos una Cumbre de las Américas y no de EEUU y sus estados selectivos, Díaz-Canel patalea por la exclusión de Cuba

‘Los grandes retos de la humanidad no se solucionan mediante la confrontación y la violencia’, dice el gobernante cubano, quien respalda la invasión de Rusia a Ucrania.

Miguel Díaz-Canel durante la clausura del Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba. IRENE PÉREZ CUBADEBATE

Miguel Díaz-Canel se quejó de la exclusión de su Gobierno de la Cumbre de las Américas que tendrá lugar entre el 6 y el 10 de junio en Los Ángeles, Estados Unidos, al clausurar el Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba, realizado en el Palacio de las Convenciones de La Habana este lunes 2 de mayo.

En el evento participaron representantes de 219 organizaciones, provenientes de 60 países, a quienes el gobernante agradeció su presencia y su participación en el Primero de Mayo, celebrado con la oposición cubana reprimida.

«Queremos una Cumbre de las Américas y no una cumbre de EEUU y sus estados selectivos», afirmó Díaz-Canel según el medio oficial Cubadebate.

Como es habitual, acusó a EEUU de pretender provocar el colapso de la economía cubana y de poner en peligro el sustento de la población, para justificar el mal manejo de su Gobierno de una crisis económica que ya existía antes de la pandemia de Covid-19 y fue agravada por la implementación de la llamada Tarea Ordenamiento

Pero, según el gobernante, EEUU busca «responsabilizar a nuestro Gobierno por el impacto de las medidas inhumanas de cerco económico y financiero».

Cubadebate señala que Díaz-Canel «ratificó el reconocimiento y defensa de nuestras esencias», que, según él, serían «la independencia, la soberanía, la democracia socialista, la paz, la eficiencia económica, la seguridad y las conquistas de justicia social: ¡El Socialismo!», subraya la nota.

También agradeció la campaña de solidaridad que promueve el proyecto Puentes de Amor, dirigido por el profesor emigrado cubano Carlos Lazo, y las donaciones para enfrentar el Covid-19 que recibió el sistema de salud de la Isla, que llegó a colapsar en el peor momento de la pandemia.

Los sanitarios cubanos denunciaron la falta de recursos para protegerse e insuficiencia de personal médico, después que el Gobierno aprovechara la expansión del nuevo coronavirus para enviar profesionales de la salud al exterior.

«Los grandes retos de la humanidad no se solucionan mediante la confrontación y la violencia», sostuvo Díaz-Canel, cuyo régimen respalda la invasión de Rusia a Ucrania.

De acuerdo a la nota de Cubadebate, los 1058 delegados firmaron dos declaraciones de apoyo al régimen, en las que rechazaron el embargo estadounidense y la exclusión de Cuba de la Cumbre de las Américas.

También reconocieron los avances de Cuba en biotecnología y salud, en el contexto de la pandemia. Ello pese a que el primer ministro Manuel Marrero reconoció a finales de diciembre que la inversión para producir vacunas anti Covid-19 afectó el programa nacional de medicamentos, por lo que los cubanos enfrentan una aguda escasez de fármacos.

Cubadebate destacó la presencia en el encuentro de Max Lesnick, de la coalición Alianza Martiana; Gail Walker, directora ejecutiva de IFCO/Pastores por la Paz; Socorro Do Gomes e Iraklis Tsavdaridis, presidente y secretario ejecutivo del Consejo Mundial de la Paz, respectivamente, e Isaac Saney y Cheryl Labash, copresidentes de las redes de solidaridad con Cuba en Canadá y Estados Unidos.

El propio 2 de mayo, el subsecretario de Estado de EEUU para el hemisferio occidental, Brian Nichols, confirmó que los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela «no van a recibir invitaciones» para la Cumbre.

En entrevista con el canal NTN24, el funcionario del Departamento de Estado respondió directamente a la pregunta de un periodista: «Es un momento clave en nuestro hemisferio, en que estamos enfrentando muchos retos a la democracia y los países que acaba de mencionar, Cuba y Nicaragua y el régimen de Maduro, no respetan la Carta Democrática de las Américas y por lo tanto no espero su presencia«.

También negó la posibilidad de una reunión bilateral entre Washington y Caracas.

La declaración ratificó lo anticipado en enero de 2022 al respecto, cuando EEUU advirtió que tenía previsto invitar a aquellos líderes del continente que hubieran sido «elegidos democráticamente»

Días atrás, La Habana acusó a Washington de ejercer una «extrema presión» sobre los Gobiernos de América Latina y el Caribe para tratar de excluirla de la próxima Cumbre de las Américas.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, dijo en una conferencia de prensa que sería un «grave revés histórico» si el régimen fuera «marginado» del evento, que tiene lugar cada cuatro años, después que delegaciones de Cuba participaran en las dos cumbres anteriores, en las que se reúnen los jefes de Estado del hemisferio.

Estados Unidos organiza el encuentro de 2022 por primera vez desde la Cumbre original, celebrada en Miami en 1994.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%