¿Qué se juega en Georgia?: las elecciones al Senado más reñidas de la historia

Home » Cuba » Estados Unidos » ¿Qué se juega en Georgia?: las elecciones al Senado más reñidas de la historia
Cuba Estados Unidos

El control del Senado es vital para demócratas y republicanos. Allí se decide la política económica y exterior. Las elecciones para senadores por el estado de Georgia han sido las más publicitadas en la historia de EEUU

Los márgenes en la segunda vuelta de las elecciones al Senado federal por Georgia son estrechos a medida que se informan más y más votos este martes, con pronósticos que oscilan entre los candidatos republicanos y demócratas.

El republicano David Perdue, cuyo mandato en el Senado expiró el domingo, pero aún puede ganar la reelección, tenía una ventaja minúscula sobre el demócrata Jon Ossoff, con alrededor del 66% de los votos. Mientras tanto, el candidato demócrata Raphael Warnock apenas aventajó a la senadora Kelly Loeffler, republicana por Georgia.

El presidente Trump, el vicepresidente Pence, Biden, la vicepresidente electa Harris y el ex presidente Obama celebraron al menos un mitin en Georgia. Pence, Trump, Harris y Biden estuvieron en el estado el lunes. Harris estuvo allí el domingo.

Todo lo que hemos logrado juntos está en juego”, dijo Trump el lunes durante su alocución allí. “A diferencia de cualquier momento de mi carrera, un estado puede trazar el rumbo, no solo los próximos cuatro años, sino para la próxima generación”, dijo Biden por su parte.

En las elecciones de noviembre, los republicanos ganaron 50 escaños en el Senado local. Eso significa que, si ganan solo una de las carreras, tendrán la mayoría en el cuerpo durante los próximos dos años. Si el grupo republicano permanece unido, tendrán un veto efectivo sobre gran parte de la agenda demócrata.

Si los demócratas ganan, la vicepresidenta electa, Kamala Harris, emitirá el voto decisivo para romper cualquier estancamiento 50/50, como manda la ley.

Cualquier legislación tendría que superar el obstruccionismo de uno de los dos partidos. Y con márgenes tan estrechos, el equilibrio de poder a veces incluso ha cambiado dentro de un solo Congreso, algo que no está del todo descartado dado el número de septuagenarios y octagenarios en el Congreso.

Moe Vela, un exasesor principal de Biden cuando era vicepresidente, le dijo a Fox News que, sin importar el resultado en Georgia, cree que Biden podrá negociar con los republicanos para que al menos parte de su agenda llegue a la meta.

Sin embargo, las victorias de Warnock y Ossoff darían a los demócratas una ventaja decidida, mientras que una victoria de Loeffler o Perdue permitiría al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, seguir con el trabajo que ha desempeñado desde 2015.

Perdue y Loeffler en campaña, 21 de diciembre (AP)

A medida que lleguen los resultados el martes, las áreas del estado con mayor participación serán clave. Los republicanos cuentan con las rurales, particularmente en el norte de Georgia, que es donde el presidente Trump realizó una manifestación el lunes.

Subrayando la urgencia en ambos lados, los republicanos estaban enviando mensajes de texto y haciendo llamadas a sus partidarios diciéndoles que se pusieran en fila en los lugares de votación incluso hasta las 6 p.m.

Estas elecciones para el Senado han sido las más publicitadas en la historia del país. Ríos de dinero y apoyo de otros estados han fluido para cada candidato. Ossoff, un ex miembro del personal del Congreso y actual director ejecutivo de una compañía de documentales, ha empezado a decirle a los votantes que la agenda de Biden era alcanzable, pero solo si los votantes lo eligieron a él y a Warnock.

Mientras, Loeffler, copropietaria de la franquicia WNBA de Atlanta, ha cambiado su enfoque para alinearse lo más posible con Trump. Cuando fue nombrada por primera vez para su puesto en 2019, corrió por la silla gracias al apoyo del gobernador de Georgia, Brian Kemp, a pesar de las objeciones de Trump, quien prefería a Doug Collins.

Loeffler dijo que se opondrá a la certificación de los votos electorales para Biden y pidió la renuncia del secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, un aliado de Kemp, todo mientras Trump promete hacer campaña contra Kemp en 2022.

Georgia tardó varios días antes de que hubiera un ganador definitivo en la carrera presidencial en noviembre porque los resultados fueron muy ajustados: Biden ganó por poco menos de 12 000 votos, un margen confirmado por múltiples recuentos. Una situación similar es posible para las elecciones al Senado.

Raphael Warnock ante sus seguidores (AP)

¿Qué está en juego en estas elecciones?

La segunda vuelta de las elecciones en Georgia decidirá el control del senado de Estados Unidos. Y eso, a su vez, tendrá un papel fundamental en la configuración de la recuperación económica.

Una victoria de los demócratas abriría la puerta a un estímulo fiscal más poderoso. Pero también aumentaría el riesgo de aumentos de impuestos a corporaciones, que los inversores desprecian.

Hasta hace poco, se esperaba que los republicanos mantuvieran el control del Senado ganando al menos una los puestos. Sin embargo, las probabilidades de que los demócratas vuelvan a ocupar el Senado han aumentado en los mercados de predicción en los últimos días y semanas.

Expertos consideran que la administración Biden no podrá implementar sus políticas impositivas y climáticas radicales con un Senado liderado por el Partido Republicano.

Sin embargo, Wall Street ahora se está preparando para la posibilidad, pues es posible que haya menos estancamiento en Washington de lo que se pensaba anteriormente. Y eso tiene aspectos positivos y negativos para los inversores.

A diferencia de los aumentos de impuestos, es probable que los demócratas se unan para respaldar una legislación que brindaría más ayuda a la economía devastada por el Covid-19.

A fines del mes pasado, el Congreso finalmente aprobó un paquete de ayuda federal de 900 000 millones que brinda ayuda a pequeñas empresas y hogares.

El empeoramiento de la pandemia —y el lento comienzo de la distribución de vacunas— sugieren que la economía podría necesitar más ayuda en los próximos meses. Pero con los republicanos fuera de la Casa Blanca, el Partido Republicano ahora está mostrando preocupación por el creciente déficit presupuestario federal.

Si el Partido Republicano retiene el control del Senado de Estados Unidos, es posible que haya poco impulso a otra ronda de ayuda federal sustantiva.

El presidente electo, Joe Biden, ha pedido 3000 mil millones en gastos de infraestructura para acelerar la economía y reconstruir carreteras, puentes y aeropuertos en ruinas.

Los analistas han dicho que el plan de Biden es una posibilidad real si los demócratas arrasan en Georgia. De lo contrario, puede ser difícil convencer al Congreso de que gaste incluso un billón de dólares en infraestructura.

Jon Ossoff pronuncia un discurso ante sus parciales el 22 de diciembre (AP)

Tomado De ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: