Pueden ‘salvarse’ muchos cubanos gracias a la nueva ‘Ley de Nietos’ española

Los abogados Estela Marina Pérez y Guillermo Morales Catá analizan en esta emisión de ‘Los Puntos a las Íes’ cómo y cuántos cubanos se beneficiarán cuando entre en vigor la Ley de Memoria Democrática, en proceso de aprobación en España.

‘Los Puntos a las Íes’, en DIARIO DE CUBA. DDC TV

En medio de la crisis migratoria que atraviesa Cuba, el proceso de aprobación de una Ley de Memoria Democrática en España ha despertado expectativas en muchos cubanos, ante la posibilidad de obtener la nacionalidad del país europeo y emigrar sin recurrir a una ruta ilegal y peligrosa.  

¿Pero quiénes podrán acogerse a esa norma? ¿Qué tendrán que hacer? ¿Qué pasará si el Partido Popular (PP) gana las próximas elecciones en España y deroga la Ley, como ha prometido?

Para responder a estas lógicas preguntas que deben hacerse los cubanos, los periodistas Wendy Lezcano y Michel Suárez conversan con Estela Marina Pérez, directora del Grupo Aristeo, con sede en Madrid, y Guillermo Morales Catá, director general de Legal Team, un bufete de abogados radicado en Barcelona, en la más reciente emisión del programa de debates de DIARIO DE CUBA, Los Puntos a las Íes.

Uno de los primeros puntos importantes que aclaran los abogados es que, aunque el Gobierno aprobó el proyecto —por estrecho margen de 173 votos a favor, 159 en contra y 14 abstenciones— la Ley aún no está en vigor.

Ahora debe pasar por el Senado español, que probablemente también la aprobará, pero eso debe ocurrir entre septiembre y octubre. Luego, debe publicarse la ley completa en el Boletín del Estado. Pero ahí no concluiría todo.

«Si bien es cierto que al amparo de cualquier normativa ya podríamos solicitar la nacionalidad española, necesitamos otro texto legal que desarrolle esa normativa», dice Morales Catá, quien presume que ese texto será «un reglamento que desarrolle el supuesto de solicitud de nacionalidad española».

¿Quiénes podrán solicitar la nacionalidad en Cuba cuando entre en vigor la Ley de Memoria Democrática?

Los hijos y nietos de «españoles originariamente españoles», y los hijos e hijas —no nietos— de españolas que, al contraer matrimonio con un cubano, perdían su nacionalidad «por una ley franquista», explica Morales Catá.

La Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 excluía a los hijos e hijas de estas españolas, quienes ahora podrán también optar por adquirir la nacionalidad de sus madres.

En el tercer supuesto es donde el director de Legal Team cree que entrará «mucha gente», pues, mientras la ley de 2007 solo permitía que optaran por la nacionalidad los menores de edad, ahora también podrán obtenerla los hijos o hijas —no nietos— de quienes se naturalizaron españoles al amparo de la mencionada Ley de Memoria Histórica, y que quedaron fuera entonces por no ser menores de edad.

Pero también los hijos, sin importar la edad, de quienes se naturalicen por esta ley (de Memoria Democrática), cuando se apruebe, podrán adquirir la nacionalidad española, puntualiza Marina Pérez.

La directora de Aristeo, grupo que durante años ha trabajado el tema de las inscripciones fuera de plazo y la búsqueda de partidas de bautismo, aclara además que a esta ley podrán acogerse para solicitar la nacionalidad los hijos y nietos de los originariamente españoles que fueran exiliados.

«Hay una diferencia entre un exiliado y un emigrado», destaca. «En España se habla de exilio del (18 de julio de) 1936 a 1975″. Si la persona llegó a Cuba fuera del periodo comprendido en esos años, no es exiliada.

Morales Catá también señala otro punto que deben tener en cuenta los cubanos: cuando la ley entre en vigor, dispondrán de un plazo de dos años, quizás prorrogable a tres, para solicitar la nacionalidad a su amparo.

¿Pueden ir haciendo algo los cubanos antes de que entre en vigor la ley?

Aunque la ley no ha entrado en vigor, hay pasos que los cubanos pueden ir dando, y de hecho deben dar, teniendo en cuenta que solo tendrán dos años para solicitar la nacionalidad con esta norma.

«Tenemos que ir preparándonos, buscar las partidas de nacimiento. Hay personas que dicen ‘mi abuelo era español’, pero no saben de dónde era», explica Marina Pérez. «Sin esa prueba fidedigna no se puede presentar un expediente».

De acuerdo con la abogada, los documentos básicos para el trámite serán las partidas de nacimiento del interesado, de su padre o madre y de su abuelo o abuela; el certificado de matrimonio de la abuela, así como el de defunción, si falleció. Hallarlos es lo fundamental que deben hacer las personas ahora.

La abogada también llama al uso de las plataformas tecnológicas y los canales de Youtube para difundir la información. «Porque lo que pasó en 2007 es que no había información», afirma.

Por su parte, Morales Catá explica que, cuando la ley entre en vigor, los cubanos podrán presentar la solicitud directamente en el Consulado de España en La Habana o contratar a un profesional en territorio español para que la solicitud se presente en formato digital directamente al Ministerio de Justicia. El abogado recomienda lo segundo, que es mucho más rápido. 

Al respecto, Marina Pérez apunta que todavía quedan expedientes sin resolver de solicitudes por la Ley de Memoria Histórica en Cuba.

«El Gobierno cubano no quiere abrir el Consulado de España en Camagüey. Tenemos un problema crítico allí, han pasado 14 años de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica y aún hay expedientes si resolver. Esto es lo que nos preocupa a los extranjeristas», afirma.

El Partido Popular español: ¿una amenaza?

Marina Pérez considera difícil predecir qué pasará en el futuro, si el Partido Popular (PP) español gana las elecciones en otoño de 2023. Podría derogar la ley o solo una parte, y no tocar lo relacionado con las solicitudes de nacionalidad, algo con lo que estaba de acuerdo en la primera versión de la norma hace unos años, «hasta que empezaron a ver los números y vieron el gasto que esto iba a suponer, de crear puestos de trabajo, presupuestos, inversiones».

«Creo que el tiempo va a ser fundamental aquí. Si esto se publica en Boletín Oficial del Estado en octubre o noviembre, tenemos un tiempo hasta que el PP, que dice que va a salir electo, empiece el proceso de derogar esta ley. Tenemos un tiempo limitado, corto, para poder presentar expedientes», dice Marina Pérez.

«Yo, personalmente, no me preocuparía, no correría», sostiene Morales Catá. «A los cubanos de dentro y de fuera, no os desaniméis. Creo que vamos a tener Ley de Memoria Democrática y vamos a poder salir de una manera o de otra, gracias a Dios, de aquella Isla maldita».

Puede salvarse mucha más gente

Aunque Morales Catá considera que podría haber 200.000 personas en Cuba que puedan ampararse en esta ley para solicitar la nacionalidad española, opina que «puede salvarse mucha más gente».

«Si yo opto a la nacionalidad de mis ascendientes españoles y soy, entonces, originariamente español (por tener sangre española), mi hijo puede obtener, bajo el supuesto de arraigo familiar, un permiso de residencia de un año, con derecho a residir y trabajar por cuenta ajena y cuenta propia; al año puede modificarse ese permiso de residencia a uno de dos años, y cuando tenga dos años de residencia, ya puede solicitar la nacionalidad española».

«Se benefician todos los familiares», añade Marina Pérez. «Una vez que adquieres la nacionalidad española, de la forma que la hayas adquirido, tus hijos menores optan a la nacionalidad, tus hijos mayores van a poder hacerlo por la Ley de la Memoria Democrática y, encima, tus cónyuges van a tener tarjeta de familiar comunitario. El beneficio es generalizado. Abre las puertas para muchas más posibilidades a todo el pueblo cubano«.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%