Prisoners Defenders denuncia ante la ONU más de 100 víctimas de tortura en Cuba

Foto: Cuban Prisoners Defenders.

La ONG Cuban Prisoners Defender denunció ante las Naciones Unidas las prácticas de torturas del régimen de La Habana contra más de 100 presos políticos y sus familiares en la Isla.

“Este estudio se ha desarrollado utilizando una muestra de 101 prisioneros políticos y familiares de presos, tomando en cuenta como universo el listado actualizado (1167 prisioneros políticos, febrero 2022) de Prisoners Defenders”, señaló la ONG.

El informe se ha realizado para ser sometido ante el Comité contra la Tortura de la ONU. En el marco de la revisión de Cuba por el Comité contra la Tortura durante su próximo período de sesiones (19 de abril- 13 de mayo de 2022), dicho Comité considerará el tercer informe periódico de Cuba, informó la ONG en un comunicado.

Del conjunto de 101 víctimas de torturas y malos tratos estudiados, tres son menores de edad en el momento de la detención (Jonathan Torres Farrat, Brandon David Becerra Curbelo y Rowland de Jesús Castillo Castro), y 14 tienen 21 años o menos en el momento de la detención. La víctima que acumula mayor número de tipos de tortura es precisamente un menor de 17 años, Jonathan Torres Farrat.

La víctima con la mayor intensidad de las torturas es José Daniel Ferrer García, de 51 años, que está recibiendo ataques sónicos constantes desde hace 260 días, a lo que se suma ahora un

envenenamiento químico desconocido, y que está encerrado todo ese tiempo aislado, y en una celda de castigo preparada tecnológicamente para estas torturas. Su degradación física y psicomotriz es paulatina debido a esta tortura constante destinada a asesinarle lentamente.

Durante décadas el gobierno cubano ha acosado y maltratado a los prisioneros políticos y también a sus familiares. Esta denuncia demuestra que el 100% de los presos políticos sufren algún tipo de tortura, tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

El 77% de ellos ha sido sometido a cinco o más tipos distintos de tortura. Por ejemplo, el 65,91% de los procesados ha sido sometido a amenazas para ellos, su integridad, su seguridad y la de sus seres queridos. El 11 de julio de 2021 fueron detenidos y encarcelados miles de manifestantes, y en algunos casos fueron a prisión varios miembros de una misma familia, hecho que ha permitido al régimen represor innovar su práctica de sometimiento intencionado a angustia torturando al prisionero en presencia de su familiar.

Es generalizado el uso de celdas de castigo plagadas de insectos, humedad, con camas de cemento y sin ventilación (sin ventanas y con una sola puerta). Todo ello, sumado a las altas temperaturas de estos cubículos durante el verano y un frío intenso en invierno, son espacios insoportables donde aparecen las más variadas enfermedades de la piel y el sistema respiratorio.

El uso de la temperatura como mecanismo de tortura es practicado tanto contra detenidos como contra prisioneros. Durante la detención, son usuales las retenciones, por horas, en vehículos policiales herméticamente cerrados, bajo el sol y con un alto grado de humedad, método de tortura denominado “patrulla-horno” que provoca sensación de asfixia, desmayos, vómitos y deshidratación.

Más de la mitad de los procesados consultados afirman haber sido sometidos a agresiones físicas directas. Entre las denuncias existen todo tipo de agresiones. Es habitual esposar previamente al detenido o preso, mediante la inmovilización de tortura con esposas a la espalda, lo que se denominada la “Shakira”.

La violencia practicada sobre ellos con frecuencia provoca la fractura de costillas y la pérdida de conocimiento. Se ha documentado en estos casos el uso de gas pimienta tanto en las detenciones como en las celdas.

El uso prolongado de esposas como forma de tortura es habitual en las cárceles cubanas.

Con la finalidad de inmovilizar y degradar al prisionero se practican diferentes variantes “Shakira”: esposan al reo por la espalda, de pies y manos, para que quede inmovilizado sobre el piso de la celda, dañando articulaciones y músculos.

Otra versión de “shakira” consiste en colgar a la víctima de los barrotes o el techo y dejarlo suspendido por horas o días, lo cual infringe un sufrimiento terrible, dejando secuelas permanentes. “El Potro”, donde el reo queda inmovilizado de pies y manos, sujeto a un poste.

Según Cuban Prisoners Defenders, estos son los 15 patrones de torturas, maltratos o penas crueles, inhumanas o degradantes en Cuba:

  1. Privación de la atención médica entre los presos políticos
  2. Trabajos y tareas forzados no propias de su condición de procesado o condena penal
  3. Patrones posturales altamente incómodos, dañinos, degradantes y prolongados
  4. Confinamientos de castigo en solitario
  5. Uso de la temperatura como mecanismo de tortura
  6. Agresiones físicas
  7. Conducción de forma anormal a localizaciones desconocidas para reos y familiares
  8. Desorientación intencionada
  9. Privación de líquidos y/o alimentos
  10. Sueño: privación intencional
  11. Privación de la comunicación con familia, defensa y allegados
  12. Amenazas para ellos, su integridad, su seguridad y la de sus seres queridos
  13. Despliegue o exhibición amenazante de armas o elementos de tortura
  14. Sometimiento intencionado a angustia, pesar o incertidumbre por la situación de un familiar
  15. Humillación, degradación y maltrato verbal

Si está interesado en el informe completo “Las Torturas, Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes contra los Prisioneros Políticos en Cuba” de Cuban Prisoners Defender puede leerlo aquí.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%