Preso político del 11J denuncia desde la cárcel ser víctima de golpizas por parte de esbirros castristas (+VIDEO)

El preso político del 11J, Walfrido Rodríguez Piloto, denunció haber sido víctima de una golpiza en la cárcel de Valle Grande

Walfrido Rodríguez Piloto, preso político del 11J / Foto: Composición CPEM

El preso político Walfrido Rodríguez Piloto, secuestrado por la tiranía castrista a raíz de su participación pacífica en las protestas del 11J, denunció recientemente haber sido víctima de una brutal golpiza en la prisión de Valle Grande, lugar donde se encuentra recluido actualmente.

A través de una llamada telefónica desde recinto penitenciario, el preso político contó al medio independiente CubaNet, que fue el esbirro identificado como el mayor José Luis, quien funge como segundo jefe de la unidad, quien ejerció la violencia en su contra luego de haberse negado a vestir la indumentaria de preso.

“Me dio una mano de golpes porque yo no quería la ropa de preso. Me rompió los espejuelos, me rompió la chancleta…”,

dijo el preso político en la llamada telefónica.

Asimismo, Walfrido Rodríguez Piloto reveló que, mientras permanece secuestrado por la dictadura, está teniendo problemas en su visión, un hecho que a las autoridades castristas les importa poco y nada, pues le niegan asistencia médica bajo la absurda excusa de que, supuestamente, no hay combustible para llevarlo algún hospital.

“Prácticamente, me estoy aguantando en la pared para ir al comedor, porque estoy ciego. Dicen que no hay petróleo, pero para llevarse a los presos políticos de aquí, al momento aparece el petróleo”

Entretanto, el preso político también dejó saber que el aparato de injusticia de la dictadura pretende que pase los próximos nueve años de su vida encerrado en una de las mazmorras del castrismo, siendo acusado de los falsos delitos de “desorden público”, “desacato”, y hasta de “posesión de armas explosivas”, algo verdaderamente insólito.

Por otro lado, es importante mencionar que Rodríguez Piloto ya había sido sancionado con anterioridad en el año 2011, cuando recibió cinco años de cárcel luego de participar en una protesta en la Plaza de la Revolución, Posteriormente, en 2020, recibió ocho meses de privación de libertad luego de que la dictadura, supuestamente, le ocupará a 30 paquetes de coditos que, claro está, había adquirido con el fin de alimentar a sus familiares.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%