¿Por qué el Gobierno de los Estados Unidos impide a los cubanos armar una flotilla en Florida para viajar a Cuba?

En la ultima semana se ha repetido en varias ocasiones la posibilidad de armar una flotilla de barcos para viajar desde Miami a Cuba, y mostrar así su apoyo a los miles de cubanos que salieron a las calles a pedir su libertad el pasado 11 de julio. Sin embargo, la salida de esta flotilla se ha pospuesto en varias ocasiones, luego de anunciarse, y es que existe un ley en Estados Unidos que prohíbe esta acción: el Decreto 6867.

Este Decreto Ley fue emitido durante la administración del presidente Bill Clinton, firmado exactamente el 1ro de marzo de 1996, tras el derribo de las dos aviones de Hermanos al Rescate en el espacio aéreo de Cuba por parte del Gobierno cubano el 24 de febrero de ese mismo año.

La ley regula el movimiento de todo tipo de embarcaciones en las aguas de territoriales de los Estados Unidos que podrían ser utilizadas para ingresar en aguas territoriales de Cuba, lo que crearía “condiciones inseguras que conduzcan a empañar las relaciones internacionales”.

Durante la administración del presidente George Bush, exactamente el 26 de febrero del 2004, se firmó la extensión del Estado de Emergencia establecido en el decreto 6867 hasta denegar el apoyo material al Gobierno cubano, con la emisión del Decreto 7757.

La mayor parte de la comunidad de cubanos en el exilio nunca recibió bien la idea planteada por el Decreto 6867, pero desde entonces se quedó en la espera un cambio por parte de las autoridades estadounidenses.

En estos últimos días varios jóvenes cubanos exiliados han respondido a la convocatoria lanzada desde múltiples fuentes en las redes sociales para organizar una flotilla que lleve ayuda y apoye a la sociedad civil cubana.

Este martes, exiliados continuaban acudiendo a la marina Pelican Harbour, en Miami-Dade, con alimentos, a pesar de las advertencias de las autoridades sobre protocolos para poder manejar.

Inclusos, varios influencers de las redes sociales, como el economista Manuel Milanés y el presidente del movimiento político Somos Más, Eliécer Ávila, han hecho un llamado a la administración demócrata a tomar cartas en el asunto.

Los cubanos reclaman a la administración del presidente Donald Trump que si no tiene intención de tomar la acción contra Cuba entonces que les permitan a ellos hacerlo por su cuenta y unirse a los que se levantaron contra el Gobierno en la isla.

La Guardia Costera ha sido clara y ha dicho que reforzará la vigilancia marítima para evitar cualquier actividad que indique la salida de este tipo de travesías no autorizadas de embarcaciones de Florida a Cuba. Además, recalcaron que los que se atrevan a hacerlo sin autorización se exponen a penas de hasta 10 años de prisión y multas de 25 mil dólares por cada día que permanezcan en el mar con sus botes.

De igual forma, han advertido sobre la peligrosidad del mar por esta época y señala que, aunque solo 90 millas (unos 145 kilómetros) separan a Cuba de los Cayos de Florida, la travesía puede llegar a alargarse hasta las 120 millas (unos 193 kilómetros) si las condiciones meteorológicas son adversas.

Los cubanos hicieron un pedido al Gobierno de Joe Biden de modificar el decreto que impide a las embarcaciones entrar en aguas cubanas, alegando que este impone limitaciones a las protestas pacíficas por el cambio democrático en Cuba.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.