Por falta de energía, Sancti Spíritus paraliza parte de sus industrias en horas pico

La restricción abarca un total de seis horas al día, entre 11 am y 1 pm y de 6 pm a 10 pm

«La salida imprevista de algunas plantas generadoras y el déficit de combustible de los últimos días han originado la situación actual de la electricidad», dijo la Empresa Eléctrica en Sancti Spíritus. (UNE)

Las promesas de Miguel Díaz-Canel la pasada semana en el Consejo de Ministros no se han cumplido y la energía sigue siendo un grave problema, hasta el punto de que en Sancti Spíritus se ha establecido la paralización total o parcial de las industrias y servicios no esenciales en «horas pico». Los tramos abarcan seis horas al día, ya que se deberá parar entre 11 am y 1 pm y de 6 pm a 10 pm.

Camilo Pérez Pérez, funcionario del Gobierno Provincial, indicó que, en los centros de trabajo, se «deberán ajustar los horarios laborales para desplazarlos de las horas de mayor consumo y aprovechar como alternativa el trabajo a distancia y el teletrabajo».

Además, pidió que los centros de producción continua apliquen los planes de restricciones previstos para estos fines, como el apagado de los sistemas de climatización y hornos, así como los frigoríficos, equipos de refrigeración y cámaras «siempre que no afecten al estado de los productos», una observación que podría ser de dudosa viabilidad a menos que haya equipos vacíos.

El funcionario también hizo referencia a las máquinas de riego, que no deben usarse en horarios pico, y que el bombeo de agua a la población deberá reorganizarse para evitar el horario nocturno, que es el más demandado.

«Se trata de desconectar o apagar aquellos equipos que no estén en uso y de contar con el apoyo de los Consejos Populares para implementar estas y otras acciones dirigidas al uso racional y eficiente de la energía»

Todas las medidas anteriores están dirigidas a la industria y los centros comerciales, donde además de vigilar la lectura de consumo para no salirse de lo previsto, se deberá reducir todo lo posible la iluminación. A tientas deberán ir también los espirituanos por las calles, ya que se ha pedido desconectar el alumbrado público y dejar solo las imprescindibles para la seguridad de vehículos y peatones.

«La política del Estado es disminuir al máximo las afectaciones en el servicio a la población», dijo Pérez que, no obstante, pidió a la población en general que contribuya al complicado momento ahorrando energía también en los hogares.

«Se trata de desconectar o apagar aquellos equipos que no estén en uso y de contar con el apoyo de los Consejos Populares para implementar estas y otras acciones dirigidas al uso racional y eficiente de la energía», insistió. Además, pidió que haya una política comunicativa desde los medios del Estado que promueva el consumo óptimo de los recursos.

«Aunque lo anuncien ahora, llevamos ya varios días sufriendo medidas de este tipo», dice una espirituana a 14ymedio, que refiere que, pese a que es cierto que en algunas oficinas estatales no cuidan el ahorro de energía –cerrando las puertas, por ejemplo, cuando está en marcha el aire acondicionado–, esos lugares tampoco están habilitados para la ventilación natural (en muchos no hay ventanas que se abran). La mujer, conocedora del empleo estatal, cuenta que no es infrecuente el «autoapagón»: «Ellos mismos desconectan todos los aparatos eléctricos un día a la semana».

Los trabajadores del Estado fueron informados hace al menos cuatro días, además, de la suspensión de los transportes laborales.

El monopolio estatal de telecomunicaciones Etecsa anunció el pasado sábado que, desde esa fecha, su red comercial modificaba su horario de atención al público, de 9 am a 4 pm de lunes a sábado, y especificaba que, durante las horas sin energía, se podrían realizar las gestiones de cobros de facturas, ventas de tarjetas, atención a trámites, dudas y quejas.

«Sabemos que los apagones son molestos pero la intención es que al menos tengamos la posibilidad de prepararnos para cuando se nos afecte este servicio»

«Sabemos que los apagones son molestos pero la intención es que al menos tengamos la posibilidad de prepararnos para cuando se nos afecte este servicio. La salida imprevista de algunas plantas generadoras y el déficit de combustible de los últimos días han originado la situación actual de la electricidad, y aunque se trabaja de forma ininterrumpida en la solución de las averías, no se cuenta con una reserva de generación que se pueda afirmar que se acabarán de inmediato estos molestos apagones, por lo que debemos mantenernos informados por las diferentes vías de la planificación de los bloques de afectaciones existentes en la provincia», dijo en redes sociales Yoanny Acosta Solenzar director de la Empresa Eléctrica en Sancti Spíritus.

El funcionario se defendió hace pocos días de las críticas de la población, que se queja de que los horarios no se cumplen, y alegó que la falta de generación en los últimos días ha sobrepasado los 20 MW y, cuando esto ocurre, deben «apagar circuitos que pertenecen al otro bloque, es decir, arrastrar algunos de los previstos un poco más tarde para el que está en apagón».

La pasada semana, el programa Mesa Redonda explicó la grave situación energética que, por enésima vez, afecta al país. Los funcionarios comentaron en televisión que de los 20 bloques de las centrales termoeléctricas del país, ocho están fuera del sistema y los 12 restantes generan 1.023 MW, apenas un 39% de la potencia total de esas centrales (2.608 MW).

«Cada dos días tenemos casi tres bloques fuera de servicio», zanjó Edier Guzmán Pacheco, director de Generación de la Unión Nacional Eléctrica. Además, y a pesar de que los envíos de petróleo y sus derivados venezolanos, que al Gobierno le salen gratis, han aumentado, la escasez es evidente. El problema sigue, ya en junio, y no tiene visos de mejorar de cara a las crecientes temperaturas de otro verano que se avecina demasiado caliente.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%