Policía cubana es obligada a retractarse tras incidente transfóbico en Sancti Spíritus

Anuncios

Las autoridades tuvieron que ofrecer disculpas a la joven

Una mujer trans llamada Merlía Somers fue multada el pasado domingo por las autoridades cubanas por vestir de mujer en una cola de su pueblo, Cabaiguán, provincia de Sancti Spíritus.

El caso que se hizo público rápidamente, trajo como consecuencia más repudio a las autoridades, y estas al ver que su imagen estaba siendo vulnerada, decidieron contactar nuevamente a Somers.

Según información que a misma Merlía le relatara a Tremenda Nota, una patrulla la citó el domingo para que estuviera el lunes en la unidad de policía. “Al principio tuve miedo porque pensé que venían a detenerme», contó la mujer.

“Este lunes, después de hacerme esperar un poco, el oficial que me atendió hizo que volviera a explicarle qué había pasado. Hizo muchas preguntas, para confirmarlo todo y dijo, finalmente, que la multa era injusta y que la retirarían esta semana”, añadió.

La activista trans Kiriam Gutiérrez ha asesorado a Merlía en su reclamo, se refirió al caso en una transmisión desde su perfil de Facebook en la tarde este lunes y lo calificó de “una violación total de los derechos humanos de una mujer trans”.

La Constitución de 2019 prohíbe discriminar, entre varias razones, por “identidad de género” y “orientación sexual”.

“Cuando pasen estas cosas con la policía tenemos que conocer qué leyes nos amparan”, señaló la activista.

Multan a cubana trans y la amenazan con desacato por vestirse como mujer. (Collage: Merlìa Somers-Facebook y Alberto Roque Guerra-Facebook)

“En Cuba urge una ley de identidad de género. Es lamentable que la comunidad LGBTI+ en Cuba solamente se pronuncie por el famoso matrimonio igualitario y no nos pronunciemos por una ley de identidad de género”, declaró Gutiérrez.

Según contó Merlía, las autoridades no solo le exigieron que hiciera silencio cuando trató de argumentar razones a modo de defensa, sino que la multaron con un monto de 1000 pesos cubanos y la amenazaron con procesarla por el cargo de “peligrosidad” si no pagaba la multa en el plazo pertinente.

La joven expresó a las autoridades que ella solo ejercía su derecho a vestirse como mujer, y que lo ocurrido era un episodio de homofobia y abuso de poder.

La denuncia se hizo pública este domingo en el perfil de Facebook del médico y activista LGBTI+ Alberto Roque.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.