Cargamento de plátanos

La policía de Ciego de Ávila realizó un operativo en el municipio Primero de Enero, en el que detectaron un presunto delito de acaparamiento y reventa de alimentos derivados de la agricultura.

Los oficiales del Ministerio del Interior interceptaron dos camiones particulares cargados con 185 quintales de plátanos. Los transportistas se disponían a comercializar el producto fuera del territorio provincial, según indicó un reportaje de la prensa oficialista.

Los ciudadanos implicados se encuentran bajo proceso investigativo luego de producirse una denuncia por especulación y acaparamiento.

Los 185 quintales de plátano vianda están valorados en 30.390 pesos en el mercado estatal, pero en Camagüey, donde pensaban comercializarlo, un plátano cuesta entre 3 y 5 pesos cubanos, en dependencia de dónde se venda.

Los cubanos viven una dura crisis económica y carencia de alimentos. Los precios de los productos agrícolas continúan en ascenso y muchas personas declaran que ni teniendo dinero se encuentran las cosas para poder cocinar y comer.

El cargamento decomisado de plátano fue depositado en la Nave de Acopio del municipio Primero de Enero desde donde funcionarios del Estado aseguran que lo distribuirán para la venta por distintos territorios.

El reportaje de la Televisión Cubana no indica la procedencia de la mercancía decomisada y señala que la policía de Ciego de Ávila continúa las investigaciones de este caso.

Hace apenas una semana la policía avileña decomisó, a un cubano residente en Ciego de Ávila, una considerable cantidad de productos de fabricación industrial “de dudosa procedencia” y le acusó de presunta venta ilícita y acaparamiento.

Se encontraron además en la vivienda del sospechoso varias cajas eléctricas de diferentes dimensiones, pelos de segueta, rollos de cinta adhesiva, envases con pegamento y conexiones hidráulicas, entre otras cosas. Esta casa almacén figura entre las mayores de su tipo encontradas hasta la fecha en Ciego de Ávila.

En La Habana también se han decomisado productos en lo que la policía cubana considera “casas almacén”. En el Cotorro, por ejemplo, dos ciudadanos fueron acusados de acaparamiento y reventa de productos que se comercializan en la red de tiendas en divisas.

Las autoridades le decomisaron toda la mercancía que se encontraban en el domicilio de los sospechosos. Los acusados, que además son hermanos, comercializaban sus productos a través de las redes sociales, contó a la prensa oficialista uno de los agentes de la PNR que participó en el operativo.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.