¿Podrán viajar sin dificultad los cubanos en el mundo pos-Covid?

Cuando la pandemia sea controlada en la Isla, ¿estar vacunado con Abdala y Soberana 02 será aceptado por las autoridades migratorias del resto del mundo?

Viajeros chequean sus pasajes en un aeropuerto de Cuba. EFE

Mientras las autoridades de Salud cubanas aseguran que la vacunación con los candidatos producidos en la Isla avanza a buen ritmo, a pesar de que el país sostiene desde junio un pico de contagios y muertes por Covid-19 que no cede, una pregunta se mantiene en vilo: ¿podrán los cubanos una vez vacunados volver a viajar al extranjero de manera regular y sin las trabas actuales provocadas por la pandemia?

Hasta el momento, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) no ha indicado de manera oficial cómo marcha el proceso de certificación de los inyectables cubanos para ser sometidos a la consideración de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras que la aprobación en la Isla de Soberana 02 como vacuna no acaba de producirse. 

Los pocos cubanos que viajan lo hacen a países con regulaciones sanitarias más flexibles o recurriendo a la presentación de PCR negativos para acceder a territorios como la Unión Europea o Estados Unidos. 

No obstante, a juzgar por las normas que van disponiendo naciones donde la vacunación está muy avanzada, podría ser que contar con un esquema de inmunización con Abdala o Soberana 02 no permitiría un ingreso seguro a tales destinos para los cubanos. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus siglas en inglés) tienen a Cuba entre los destinos de riesgo «muy alto», una designación que significa que los nacionales deben evitar viajar a la Isla, mientras que quienes tengan que hacerlo deben estar completamente vacunados.

En el caso de Europa, la situación se complica porque los países e incluso territorios dentro de estos tienen disposiciones distintas a la hora de admitir viajeros. En algunos casos, las autoridades redujeron sus restricciones, pero otras las endurecieron para contener la propagación de la variante Delta. Y las reglas pueden cambiar en corto tiempo, según lo dicte la pandemia.

En términos generales, las restricciones de ingreso se levantaron para muchas personas que no pertenecen a la Unión Europea, siempre y cuando tengan sus dosis completas de vacunas, pero ello no incluye a Cuba. Y además, varios países prohíben el ingreso a diferentes nacionalidades como turistas y solo admiten el acceso por «causas imperiosas».

Por ejemplo, para ingresar a Alemania se requiere un test negativo de Covid-19, un certificado de vacunación completa o un comprobante de que la persona se ha recuperado de la enfermedad, pero allí quienes provienen de países catalogados como de alto riesgo, como Cuba, están sujetos a medidas adicionales: deben registrarse digitalmente antes de emprender el vuelo y a la llegada mantener una cuarentena de diez a 14 días.

En ese país, como en la mayoría de la UE, las condiciones de entrada dependen de la situación del país de procedencia. 

En Reino Unido, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen requisitos de ingreso y reglas de cuarentena variables según la región. Las personas de países y regiones que figuran en la lista roja solo pueden entrar al territorio si tienen la nacionalidad o permiso de residencia en el país. En tal caso, deben someterse a un test de Covid-19 antes de llegar y luego mantener aislamiento por diez días en un hotel de cuarentena.

En el caso de España, quienes llegan a ese país pueden ingresar si cuentan con un certificado de vacunación completa, un comprobante de que se han recuperado del Covid-19, o un test negativo, algo semejante a las regulaciones que imperan en Italia.

En la mayoría de los países europeos, el denominado «pasaporte covid», adoptado por varios territorios, exime de restricciones, pero quienes no disponen de él han de someterse a pruebas o guardar cuarentena. Esta herramienta no es vinculante, de forma que cada nación puede establecer sus propias normas.

Así, los pasajeros de vuelos procedentes de España que viajen a Portugal deberán presentar una prueba PCR realizada en las 72 horas previas al embarque o un test de antígenos con menos de 24 horas. Las personas con certificado digital Covid están exentas y tampoco se exige test a quienes entren al país por carretera, tengan o no el pasaporte de vacunación.

Fuera de las fronteras de la UE, las mejores opciones para viajar sin necesidad de hacerse pruebas están en los Balcanes. En Albania es posible entrar sin necesidad de un test negativo y sin cuarentena, al igual que en Montenegro, allí siempre y cuando los viajeros procedan de la UE y respeten todas las medidas sanitarias del país. También se puede ir a Macedonia del Norte.

El Gobierno canadiense también mantiene el cierre de sus fronteras a quienes no se consideren ciudadanos de su país o tengan la residencia permanente, a excepción de los estadounidenses, diplomáticos, miembros de las tripulaciones aéreas y familiares inmediatos de canadienses. 

Por el momento, si bien el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana se encuentra abierto a vuelos comerciales, chárter y de carga, las frecuencias se han reducido y hay mucha incertidumbre acerca del momento en que las aerolíneas retomarán sus vuelos al país.

Por ello, los cubanos prefieren por el momento viajar sobre todo a Rusia, en general para hacer turismo de compras. Pero hay una enorme duda en el ambiente: cuando la pandemia sea controlada en la Isla y los cubanos puedan planificar otros itinerarios, ¿los países les exigirán un certificado de vacunación? ¿Abdala y Soberana 02 serán para entonces fármacos aceptados por las autoridades de salud del resto del mundo?

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%