Plantas productoras de carne en EEUU cierran como consecuencia de un ciberataque

Hace algunas semanas la distribución de gasolina en la costa este sufrió un ataque similar proveniente de Rusia

Los precios de la carne en los supermercados han aumentado producto de la falta de oferta. (Foto: Periódico Cubano)

Un total de 9 plantas procesadoras de carne en EEUU, pertenecientes a la empresa JBS USA, el mayor proveedor de carne del mundo, cerraron sus operaciones después de reportar un ciberataque al sistema informático con el cual manejan sus procesos productivos y el cual siempre está conectado a Internet.

De acuerdo a una información publicada por Bloomberg, todas las instalaciones de envasado de carne de la compañía en los EEUU han experimentado alguna interrupción en las operaciones. Así lo ha reconocido el sindicato de trabajadores que representa a más de 25.000 trabajadores de empacadores de carne de JBS.

En un día normal las plantas de JBS sacrifican y procesa a 22 mil cabezas de ganado, por lo cual la paralización tendrá un efecto inmediato en la distribución de la carne en todo el país, y se presume que el precio de esta aumente momentáneamente debido a la falta de oferta.

“Nuestros sistemas están volviendo a estar en línea y no estamos desperdiciando recursos para combatir esta amenaza. Tenemos planes de ciberseguridad para abordar este tipo de problemas y los estamos ejecutando con éxito”, se limitó a decir JBS en un comunicado oficial.

“La compañía tomó medidas inmediatas, suspendiendo todos los sistemas afectados, notificando a las autoridades y activando la red global de profesionales de TI y expertos externos de la compañía para resolver la situación. Los servidores de respaldo de la compañía no se vieron afectados, y está trabajando activamente con una empresa de respuesta a incidentes para restaurar sus sistemas lo antes posible”.

Los directivos de JBS prometieron que “la gran mayoría de nuestras plantas de carne de res, cerdo, aves y alimentos preparados estarán operativas mañana (miércoles)”.

El asunto ha llegado hasta la Casa Blanca donde la secretaria de prensa adjunta Karine Jean-Pierre reconoció que los ciber criminales habían pedido un rescate económico para permitir que la empresa JBS retomará el control de las fábricas intervenidas desde el punto de vista informático con el ataque a sus servidores de acceso a Internet y la interconectividad de sus procesos productivos.

Un ataque similar ocurrió a la distribución de la gasolina

A principios de mayo un ataque cibernético a la mayor red de oleoductos de Estados Unidos ocasionó un aumento en los precios de la gasolina en varios de estados, entre ellos Florida.

La red, llamada Oleoducto Colonial, tiene la labor de distribuir el 45% de todo el combustible a la costa este. En el estado del sol la gasolina registró un incremento de cuatro centavos según los datos compartidos por la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA).

El ataque cibernético contra Oleoducto Colonial consistió en la desconexión y el robo de más de 100 GB de información de esta empresa que a diario transporta más de 2.5 millones de barriles, entre diésel, gasolina y combustible para aviones.

Ante esta situación, el gobierno de EEUU declaró un estado de emergencia regional y ayer lunes se supo que el ataque estuvo a cargo de un grupo de hackers conocido como Dark Side que opera en países ubicados en el este de Europa.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.