El pinareño le indicó a las autoridades castristas que el resto de la cosecha estaba afectada y no cumplía los requisitos.

En la Cuba comunista nada le pertenece al pueblo. Recientemente el noticiero de la televisión cubana informó que un agricultor en Pinar del Río fue enviado a prisión por “adueñarse” de su propia cosecha, ya que usó tomates para producir y comercializar puré. Debido a esta “ofensa” contra el aparato represivo cubano, le decomisaron al campesino varios bienes, entre ellos mil 250 sacos con unas 62 mil 850 botellas de puré de tomate artesanal.

El reporte se escuda en que el campesino “no poseía autorización legal” para producir dicho producto, pese a que esto signifique de gran beneficio para el pueblo cubano. En el país donde impera una gran escasez de alimentos, el castrismo castiga a quienes se atrevan a producir productos de forma independiente, ya que deben ser las empresas del Estado las encargadas de hacerlo, a manera de mantener el monopolio total de la economía.

Un agente del Ministerio del Interior informó que el campesino en Pinar del Río era usufructuario de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CSS) Manuel Ascunce, ubicada en la localidad de Paso Quemado. Al parecer, había “incumplido” con la entrega de 20 toneladas de tomates a la industria en la pasada campaña de frío.

Cabe destacar que es de conocimiento público las muchas denuncias realizadas por los campesinos sobre la falta de pago de las empresas castristas a la hora de entregar la producción. Es por eso que algunos prefieren “guardarse” lo cosechado para venderlo en el sector privado, que paga a tiempo y mejor.

Según Carlos González Ocasio, delegado de Agricultura del municipio, el campesino habría entregado solamente 27 quintales a la industria, que es el equivalente a una tonelada. El pinareño le indicó a las autoridades castristas que el resto de la cosecha estaba afectada y no cumplía los requisitos.

Señalado de “apropiación” pese a que los tomates eran suyos

El funcionario castrista señaló al agricultor de “apropiarse” de su propia cosecha para “elaboraciones personales”, indicando que la falta del tomate “afecta” a la industria y alegando además que el producto pudo haberse destinado a los mercados agropecuarios.

Durante el registro domiciliario la Policía también decomisó numerosos productos de aseo, 16 sacos de soya, nueve sacos de salvado de trigo, 75 litros de aceite para autos, 18 litros de grasa y 780 litros de petróleo ¿A dónde va a parar todos esos productos? Es un enigma que las autoridades no han querido revelar.

Supuestamente son reingresados a la actividad comercial, pero la escasez sigue en su punto más crítico.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.