Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

“Les pediría por favor que lo ayuden con sus postalitas, si viven cerca, o algún día pasan por allí, no duden en comprarle dos o tres”

Piden ayuda para un abuelo cubano que vende postalitas en la calle (Foto: Merle Ramírez-Facebook)

Sobrepasa por mucho la edad de jubilación en Cuba, pero la necesidad lo ha obligado a buscar otra entrada de ingresos con la venta de postalitas artesanales. Un breve intercambio de este vendedor con una joven emprendedora se volvió viral esta semana en Facebook.

“Me pareció muy tierno que, en medio de la situación económica tan difícil que estamos viviendo, este señor eche a volar su imaginación y su arte y saque algún provecho de esto”, escribió en su cuenta Merle Ramírez cuentapropista y activista LGBTI+ en La Habana.

Ramírez compartió el miércoles algunas fotos del anciano, así como de sus coloridas postalitas. Para este viernes, su publicación ya había sido compartida más de dos mil veces y acumulaba cientos de comentarios, en su mayoría de admiración hacia ambos.

La joven explicó que se encontró con el señor cuando se disponía a recoger unos encargos para su emprendimiento, la primera tienda de artículos LGBTI+ en Cuba. “A simple vista, me pareció otro viejito más que vende cacharros en la calle”, dijo.

“Como soy curiosa, y una fiel amante de todo cacharro o cosas viejas, me le acerqué y descubrí que vendía estas postalitas, hechas por él”.

Ramírez aprovechó para comprarle cuatro postales “y así sorprender a la gente que más quiero”. Además de compartir su historia, pidió a sus seguidores y amigos en la plataforma que visiten al señor y lo ayuden con la compra de algunas postales.

La joven explicó que se encontró con el señor cuando se disponía a recoger unos encargos para su emprendimiento, la primera tienda de artículos LGBTI+ en Cuba. “A simple vista, me pareció otro viejito más que vende cacharros en la calle”, dijo.

“Como soy curiosa, y una fiel amante de todo cacharro o cosas viejas, me le acerqué y descubrí que vendía estas postalitas, hechas por él”.

Ramírez aprovechó para comprarle cuatro postales “y así sorprender a la gente que más quiero”. Además de compartir su historia, pidió a sus seguidores y amigos en la plataforma que visiten al señor y lo ayuden con la compra de algunas postales.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Share This
A %d blogueros les gusta esto: