El Acuerdo de Cooperación entre Cuba y la unión Europea ha servido de poco, mientras la situación de los derechos humanos en la isla sigue degradándose

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre Cuba y la Unión Europea (UE) ha tenido poco o ningún efecto positivo sobre los derechos humanos en la isla, concluyó este 13 de noviembre la organización Civil Rights Defenders tras una investigación.

El informe que llega a nuestra redacción confirma que el acuerdo no ha servido para empoderar a miembros independientes de la sociedad civil, por lo que, en un futuro diálogo con el gobierno sobre derechos humanos, no tendrían cómo participar, incluso si el régimen lo permitiera.

La organización concluye que la UE ha perdido credibilidad ante la sociedad civil como un actor creíble para promover cambios positivos en Cuba.

El gobierno continúa adoptando leyes y prácticas que restringen los derechos fundamentales; no existen mecanismos para la protección y defensa de estos derechos”, aseguró la abogada y activista Laritza Diversent.

“El activismo LGBTI, feminista, antirracista y por los derechos de los animales, se ha incluido entre los objetos de persecución con mucha más intensidad (…). En tiempos de la epidemia, hemos visto un agravamiento de la situación de las personas pobres que son perseguidas por las actividades que realizan para obtener dinero”, sostuvo Boris González Arenas.

El régimen “ha implementado estrategias de acoso internacional, videoclips creados por la Seguridad del Estado con lenguaje sexista, racista y homofóbico para desacreditar a opositores y activistas, y ha recurrido a la piratería de cuentas para hacer público el contenido íntimo de los activistas”, agregó, por su parte, el comunicador José Raúl Gallego.

Todos los entrevistados concluyen que la UE debe actuar urgentemente para cambiar estas situaciones, pero no están de acuerdo sobre cuál es el camino correcto.

Algunos están a favor de un enfoque más comprometido con el gobierno cubano diciendo que la UE debería comenzar presentando a las autoridades toda la información disponible sobre la situación de los derechos humanos; otros prefieren un enfoque más duro que inicie la suspensión del acuerdo de inmediato.

“Esta diferencia en la estrategia no es una debilidad o evidencia de polarización, sino que simplemente se deriva del hecho de que la sociedad civil es amplia y que los actores llegan a conclusiones diferentes solo porque piensan de manera diferente. Hay buenos argumentos en todas las partes y la estrategia de la UE se beneficiaría si se permitiera mantener un debate constructivo con actores con posiciones diferentes”, asegura la organización.

A pesar de las denuncias, el régimen fue electo miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en octubre, para el periodo 2021-2023. En el discurso de presentación de candidatura, canciller, Bruno Rodríguez Parrilla se atrevió a decir que Cuba reunía las condiciones necesarias para su ingreso al organismo.

Este lamentable hecho sucedió a pesar de que organizaciones civilistas como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, UN Watch y Human Rights Foundation advirtieron que varias dictaduras querían ser miembros del Consejo de Derechos Humanos aunque no cumplen con normas de democracia y transparencia.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.