Pese al voto en contra de La Habana, la ONU expulsa a Rusia del Consejo de Derechos Humanos

La Asamblea General de Naciones Unidas aprueba la medida con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Resultados de la votación. ONU

Los países miembros de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) votaron a favor de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos este jueves en respuesta a los supuestos crímenes que está cometiendo en Ucrania, aunque 24 se opusieron, Cuba entre ellos, informó la agencia EFE.

A iniciativa de Estados Unidos y sus aliados, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó esta medida con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Además del régimen cubano, se opusieron a la salida de Moscú del Consejo de Derechos Humanos otros Gobiernos poco democráticos como son los de China, Irán y Nicaragua.

Entre las abstenciones se encontró el Gobierno de México, según adelantó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador, al argumentar que suspender a Rusia sería renunciar al uso de la diplomacia para hallar una solución pacífica al conflicto entre ese país y Ucrania.

Hace 16 años se creó el Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, y sólo otro país había sido suspendido desde entonces: la Libia de Muamar el Gadafi, en respuesta a la represión de las protestas de 2011, aunque meses después fue readmitida.

En el caso ruso, EEUU y sus aliados argumentaron que Moscú no puede seguir participando en ese Consejo cuando está «subvirtiendo todos los principios básicos» de la ONU con su invasión de Ucrania y cometiendo presuntas atrocidades contra la población civil.

«Rusia no sólo está cometiendo violaciones de los derechos humanos, sino que está sacudiendo los cimientos de la paz y seguridad internacionales», dijo antes de la votación el embajador ucraniano ante Naciones Unidas, Sergiy Kyslytsya.

El diplomático advirtió a todos los miembros que votar en contra de la iniciativa equivaldría a «apretar el gatillo» contra los civiles ucranianos y sería una muestra de «indiferencia» similar a la que en 1993 permitió que se cometiese un genocidio en Ruanda.

Para suspender a Rusia se requería una mayoría de dos tercios en la Asamblea General, el órgano donde se sientan los 193 estados miembros de Naciones Unidas, un listón que se superó, aunque el texto obtuvo menos apoyo que las anteriores resoluciones críticas con Moscú votadas desde el inicio de la guerra.

Además de Estados Unidos y la propia Ucrania, respaldaron la medida los países de la Unión Europea, naciones latinoamericanas como Argentina, Chile, Colombia, Perú o Uruguay y otros Estados como Australia, Canadá, Turquía o Noruega.

Entre los Gobiernos que optaron por la abstención se encontró el de Brasil, Egipto, El Salvador, India, Nigeria, Pakistán o Arabia Saudí.

Aunque la posibilidad de excluir a Rusia del Consejo de Derechos Humanos se comentaba desde hace semanas, Washington decidió dar el paso tras salir a la luz la supuesta matanza llevada a cabo en la localidad de Bucha, cerca de Kiev, donde las autoridades ucranianas acusan a tropas rusas de matar a cientos de civiles.

Creado en 2006 para sustituir a la fracasada Comisión de Derechos Humanos, el Consejo es el máximo órgano de Naciones Unidas en este ámbito y está compuesto por 47 países, elegidos para mandatos de tres años.

Su composición, que se decide en elecciones celebradas anualmente, ha sido criticada regularmente por incluir a estados con historiales muy dudosos en materia de derechos humanos como es el propio caso de Cuba, que lo integra actualmente junto a China, Libia, Estados Unidos, Ucrania y Venezuela, entre otros.

Las autoridades rusas, que habían amenazado con represalias diplomáticas a las naciones que votaran en su contra, dijeron que la expulsión del Consejo de Derechos Humanos «mina la credibilidad» de la institución por culpa del «chantaje» de Occidente.

«Los países occidentales no dudan en chantajear a otras delegaciones para lograr sus objetivos, algo que desacredita al Consejo, daña irreparablemente su reputación y mina su credibilidad», dijo el embajador ruso ante ésta y otras instituciones de la ONU en Ginebra, Gennady Gatilov.

Gatilov declaró que Rusia se retira del Consejo «por adelantado», antes de que entre en vigor esa suspensión, algo que también anunció la delegación rusa ante la Asamblea General de la ONU, aunque el embajador aseguró que «ello no supone una retirada de nuestras obligaciones en la esfera de los derechos humanos».

Añadió que la iniciativa estadounidense de suspender a Rusia «es ilegítima y está políticamente motivada», desplegando una táctica «desastrosa para el sistema de relaciones internacionales».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%