Periodista oficialista Boris Fuentes confirma que no regresa al Noticiero de Televisión, tras su “explote” con los “limones” de Díaz-Canel

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El periodista del oficialismo cubano Boris Fuentes confirmó que no regresará al Noticiero Nacional de la Televisión Cubana (NNTV). Este ha estado desaparecido del ojo público nacional desde haber reportado sobre una reunión gubernamental que convirtió al presidente Miguel Díaz-Canel en un fenómeno memético (llamando a aumentar la producción de limones), hace más de un año.

El reportero solía cubrir todas las actividades en las que Díaz-Canel participaba hasta el mes de mayo del 2020, cuando fue totalmente excluido de los medios de comunicación estatales y forzado a una salida deshonrosa del espacio tras mostrar en su nota la parte del discurso donde el gobernante invitaba a sembrar limones en el país porque “la limonada es la base de todo”.

Desde su muro de Facebook, el periodista confesó este miércoles que muchas han sido las personas que se han preocupado por preguntarle cuándo volverá a ser una de las caras del NNTV.

Comentó que para él esa “fue una etapa cumplida y que ya no pienso regresar a esa hermosa y querida labor de reportero”, aunque le tiene mucho cariño a su etapa en la televisión cubana, pues ahora desea dedicarse de lleno a la realización de documental y a la creación de nuevas propuestas audiovisuales propias.

La causa de la ausencia de Boris Fuentes de la pequeña pantalla, aunque nunca se comunicó de manera oficial, ha sido comentada por muchos. Se ha especulado que su salida ha sido parte de un castigo, separándolo de su trabajo en el Noticiero debido a su pieza sobre Díaz-Canel hablando sobre los limones y los jugos, en medio de un panorama marcado por una grave escasez de alimentos.

Una oleada de críticas, burlas y memes en las redes sociales surgieron a raíz de las palabras del presidente.

“Si tuviera limón hiciera limonada, pero no hay agua ni azúcar. ¡Para la próxima invito!”, indicó un internauta en la red de Twitter.

Luego del escándalo, el Gobierno escogió “matar al mensajero”, lo que constituyó otra prueba de la falta de libertad de expresión y la censura mediática que sufre el oficio del periodismo en la isla.

El reportero solo demostró su pobre formación política y cultural. No le valieron   de nada sus años de fiel servicio a la causa revolucionaria.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.