Periodista oficialista Ania Ortega explota por los altos precios en Cuba: El pueblo no puede seguir siendo apabullado

Foto: Facebook Ania Ortega

La periodista y presentadora de los medios oficiales cubanos, Ania Ortega, explotó en sus redes socioales contra las políticas económicas del régimen cubano que han generado una subida de precios en medio de la escasez que vive el país. 

«No puedo enajenarme de lo que más nos golpea… La cuestión está en algo que sucede a cara descubierta y sin posibilidad al desmentido o la lógica explicación. Si , por demostrar que se rompe la inercia política, se disponen drásticas medidas contra los usurpadores de lo establecido que disparan los precios, entonces el Estado no se puede igualar (subiendo precios ) como los aprovechados que viven del robo y la reventa. Es una especie de círculo vicioso», comentó.

«Si el Estado vende barato entonces toman ventajas los acaparadores, que luego lo venden en la esquina al triple del precio estatal. Pudiera ser una posible «justificación».

Entonces cuál es la solución? Que el Estado compita con el mercado informal? Que el under ground sea quien mueva los hilos de los precios del mercado ? (Eso sin hablar de la existencia de otras monedas y del poco valor de la nuestra) Y dónde queda lo que el pueblo quiere, lo que el pueblo necesita?», agregó.

Ortega recordó a quienes trazan las políticas económicas del país que no hay producción para satisfacer la demanda, pero el pueblo no puede seguir siendo apabullado, porque este país tiene una población llena de ancianos. Muchos de ellos solos y enfermos. Y porque estamos perdiendo la fuerza joven para levantar el futuro. Es una realidad innegable. (Solamente en mi barrio ya casi todos se han ido). Las medidas no pueden ser «respuestas bonitas» o «inteligentes» para aliviar o endulzar el oído social y que al día siguiente todo amanezca peor».

«Cuando usted se duele de algo o por algo es porque lo está sufriendo. Si no lo sufre, no puede sentir igual, no puede pensar igual. Y es ahí entonces cuando los discursos se alejan de la realidad y por tanto de la verdad del pueblo. Cuando escucho hablar sobre los problemas cotidianos del país, en las reuniones de los grupos de trabajo, siento una rara distancia al referirse al pueblo. No me parece haber escuchado suficiente la expresión «nosotros» como si «el pueblo» no fueramos todos».

Asimismo, recordó cómo en los últimos tiempos han aumentado el número de ancianos deambulantes pidiendo limosnas y durmiendo en los portales y puso como ejemplo la Calle Monte, el Cine Yara, el Boulevard de San Rafael, la Calle Reina y los portales del Museo de Bellas Artes.

«Urgen soluciones, porque el descontento popular crece, la tristeza es evidente, seguimos cometiendo errores y la decepción e incredulidad deriva en apatía y ésta en revancha social solapada, saboteando silenciosamente los intentos de avanzar. Por qué? Por el descrédito que arratra el HAZ LO QUE YO DIGO PERO NO LO QUE YO HAGO. Ser creíble lleva una cuota inmensa de ejemplo, que no demuestran quienes tienen aspectos rozagantes y plenos», comentó.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%