Periodista cubano habla directamente al régimen ‘no engañen más al pueblo cubano’

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Foto de: Jorge Enrique Rodríguez en Facebook

El periodista independiente cubano Jorge Enrique Rodríguez, se ha cansado de la manipulación mediática de la propaganda política del gobierno de la isla.

Rodríguez, aunque no necesita dar explicaciones, lo asume como una manera de quitarle la venda de los ojos a aquellos que todavía insisten en creer la estrategia del régimen de llamar «asalariados del imperio» a cualquiera que no responda a sus intereses.

Durante años, el sustantivo ‘mercenario’ ha agrupado a cualquier persona que alce la voz y exponga un pensamiento diferente al autorizado.

Sin embargo, a la camarilla que desde los medios estatales hace defensa al gobierno, le aparecen gratuidades y beneficios, dejando claro de qué lado trabajan los verdaderos mercenarios.

Jorge Enrique Rodríguez habla desmintiendo el discurso del régimen:

Yo trabajo. He trabajado toda mi vida, desde que tenía 16 años de edad.

Desde 2014 decidí trabajar como freelance, término o categoría aceptada en todos los rincones del mundo a excepción de Cuba.

Que el régimen cubano no reconozca mi trabajo, es un problema del régimen, no mío. Que ese NO reconocimiento implique que yo no pague impuestos [como cualquier trabajador en el mundo libre] sigue siendo problema del régimen, no mío.

Para aquellos oxidados mentales que me llaman «seudoperiodista» [ya casi se les acaban las ofensas] les devuelvo el balón a su cancha y caliente:

¿Acaso la academia de periodismo en Cuba es la que dicta las normas mundiales para este oficio?

¿Acaso el régimen cubano es quien decide cuál medio de prensa en el mundo es legítimo, o no, por su posición política respecto al régimen de Cuba?

Ya quisieran muchísimos de esos oxidados mentales trabajar en los medios de prensa en los que he trabajado y trabajo. Medios de prensa fundados a principios de siglo algunos, cuando los barbudos ni siquiera eran un pensamiento en el éter.

Vivo súper orgulloso, reitero para los olvidadizos, de trabajar en Diario De Cuba [DDC]: mi casa, mi equipo, mi familia.

En DDC no trabajamos agentes de la CIA, ni traidores, ni «asalariados del imperio». Allí trabajamos profesionales: escritores y periodistas de calibre probado, no por descarte ni por la masividad que impone una batalla de ideas que, nunca fue una batalla y mucho menos una idea.

No engañen más al pueblo cubano y digan la verdad. No difamen y digan la verdad. No calumnien y digan la verdad.

Aquí todos ofrecemos el rostro; nuestras opiniones son públicas; no nos escondemos, y nadie nos paga por habernos vuelto libertos y rendir culto a la verdad.

El cuento llegó a su fin.

Tomado De CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.