Pelotero cubano habla sobre fallecimiento de su padre en Nicaragua: “Él se iba a volver loco si él se quedaba en Cuba”

El padre del pelotero cubano Miguel Camacho murió en un accidente de tránsito mientras intentaba llegar a Estados Unidos

El padre del pelotero era entrenador de pitcheo en el equipo de Mayabeque (Foto: Miguel Camacho – Captura de Facebook)

El pelotero cubano Miguel Camacho, quien llegó hace alrededor de una semana a Estados Unidos, dio sus primeras declaraciones a Univisión 23 acerca de la difícil travesía que tuvo como consecuencia el fallecimiento de su padre.

Con tan solo 22 años, Miguel junto a su progenitor Rolando Camacho, entrenador del equipo de Mayabeque, decidieron emprender un viaje al que muchos habitantes en la isla se someten por estos tiempos.

Desde Nicaragua cruzando cada frontera hasta llegar a tierras estadounidenses. Sin embargo, su padre no sobrevivió tras un trágico accidente de tránsito que disipó la idea de completar el viaje junto.

“Eso es lo más triste que le puede pasar alguien. Rompí la puerta, lo saqué para fuera. Estuve como 15 o 20 minutos tratando de reanimarlo, pero no pude salvarlo”, relató el joven.

El siniestro ocurrió el 5 de febrero en la Carretera Panamericana Norte, en el municipio Tipitapa, del Departamento de Managua. El conductor del camión se dio a la fuga tras impactar contra el costado del vehículo en que viajaban, además, otros cubanos.

Pasado tres del accidente, explicó, que pidió ver el cadáver y estuvo como 10 o 15 minutos hablándole. “Después que hablé con él ya yo decidí que tenía que seguir, que eso es lo que él quería, que ese era el objetivo con que nosotros llegamos a aquí”, dijo.

Así lo hizo y luego de 45 días de viaje, Miguel Camacho arribó a Estados Unidos. Allí fue recibido por su familia. Momento que dejó registrado en sus redes sociales junto a un mensaje: “Te amo y te extraño más, pero te voy a cumplir lo que te prometí. Gracias por todo, Papá”.

Los restos de Rolando fueron cremados en el país de su muerte y enviado hacia la nación norteamericana para rendirle un merecido homenaje.

“Él tenía que estar conmigo. Él se iba a volver loco si él se quedaba en Cuba. Nunca jamás me voy a arrepentir del paso que di. Siempre va a estar conmigo. Aquí lo tengo siempre”, finalizó diciendo el joven pelotero.

Ahora tendrá que abrirse camino en un nuevo sistema deportivo, el que siempre soñó. Según informó el periodista, Francys Romero ya comenzó a entrenar con vista a prepararse para encontrar un contrato profesional.

Durante su carrera deportiva en Cuba, el mayabequense tenía la responsabilidad de cubrir la segunda base. Estuvo representado a su provincia por un periodo de cuatro Series Nacionales de Béisbol, equipo donde su padre era entrenador de pitcheo.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%