Pasar trabajo “hasta después de muertos” es la realidad de Cuba

“Todo esto es muy triste, añádele el sufrimiento tan grande de perder una madre y tenerla que llevar en una camioneta a enterrar”

Las carencias y la miseria de Cuba se padecen hasta después de la muerte, cuando no existe siquiera medios de transporte para trasladar a los difuntos. (Foto ilustrativa: Cubadebate)

Pasar trabajo “hasta después de muertos” es la realidad de Cuba y de quienes la habitan, una triste y penosa realidad que golpea a los que a diario sufren carencias, hambre y que además, tienen que lidiar con el dolor de no contar con un medio de transporte digno para su difunto.

Sobre este tema versa la publicación de la internauta Maylén Agüero, residente en el municipio Banes de la provincia de Holguín, quien ha dado a conocer que su abuela fallecida tuvo que ser trasladada para su entierro en una camioneta prestada, pues no había carros fúnebres.

“Todo esto es muy triste y añádele el sufrimiento tan grande de perder una madre y tenerla que llevar en una camioneta a enterrar y gracias que nos la prestaron si no la hubiésemos tenido que llevar al hombro o en un carretón”, dijo la doliente en su cuenta de Facebook

En el mismo post, donde se muestra una fotografía del ataúd en la parte posterior de un vehículo de color verde, numerosos conocidos han dejado su mensaje de condolencias a la vez que añaden que es “una falta de respeto total a los fallecidos, pero bueno que más se puede esperar…”, indicando que como consecuencia de la dictadura cubana.

Asimismo para constatar que no se trata de un caso particular Zailit Rodríguez Martínez, vecina de este territorio oriental dice que “por lo menos a tu abuela la llevaron en una camioneta que es más decente, a la abuela de mi esposo la llevaron en una carreta, así está Banes”.

Un país sin carros fúnebres, ni vergüenza

Lamentablemente, esta no es la única denuncia que durante el 2022 se ha dado a conocer a través de las redes sociales sobre el déficit de carros fúnebres a lo largo y ancho del país.

Fue en el pasado mes de abril cuando el activista cubano conocido como Tata Poet dijo en sus redes que en La Habana, no había carro fúnebre ni ataúd para su tío fallecido.

En ese entonces comparó, como para temas tan sensibles no había féretro y vehículo para mover el cuerpo hasta la funeraria, pero sí recursos para realizar despliegues policiales y militares.

Asimismo, en otro municipio de la provincia Holguín, nombrado San Germán, familiares de una anciana se quejaron sobre la falta del medio de transporte que se supone, debe proveer la Empresa de Comunales.

Según el post, las personas allegadas a la fallecida tuvieron que buscar en qué transportar el féretro y cargarlo hacia el interior de la funeraria con sumo cuidado porque, para colmo los ataúdes en Cuba son de pésima calidad y podrían perder el fondo con un movimiento brusco.

A todo lo anterior se suma además, la crisis de combustible que enfrenta la isla caribeña en los últimos tiempos, un panorama que causa llanto no solo a dolientes sino a cualquiera con un ápice de humanidad.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%