Otras cuatro familias se quedan sin techo: más presión a la caótica situación de la vivienda en Cuba

Mientras siguen ocurriendo derrumbes, los planes de construcción de casas en Cuba en 2021 no llegaron al 50% de ejecución.

Estado de edificios de viviendas en La Habana. DIARIO DE CUBA

Mientras cuatro familias cubanas residentes en La Habana se quedaron sin techo por otro derrumbe, frecuentes en la Isla por el deteriorado estado de la infraestructura habitacional, autoridades reconocieron que en 2021 se ejecutó menos del 50% del plan de construcción de viviendas proyectado.

Según informaron funcionarios del Gobierno provincial de La Habana, en una reunión esta semana, el lunes ocurrió un derrumbe total en un edificio multifamiliar ubicado en Tamarindo, donde no hubo lesionados

«En el inmueble vivían 17 personas, pertenecientes a cuatro núcleos familiares; de los moradores, seis son menores«, publicó el periódico Tribuna de La Habana, que no ofreció ningún otro detalle de la situación en que se encontraba el inmueble.

El miércoles, durante el programa oficial de la televisión estatal Mesa RedondaRené Mesa Villafaña, ministro de la Construcción reconoció que en 2021 solo se terminaron 18.645 viviendas, que representa menos del 50% de las proyecciones oficiales.

Según Mesa Villafaña, lo ejecutado «incluye los planes estatales, subsidios y esfuerzo propio. Y solo cumplió con su plan la provincia de Cienfuegos», recogió el portal oficial Cubadebate.

El plan estatal terminó 8.741 viviendas; por subsidios, 2.423 de las denominadas «Células Básicas Habitacionales (CBH)»; por esfuerzo propio, 7.481 viviendas, y se registraron 14.245 acciones constructivas de rehabilitación.

El ministro admitió que se realizaron «muy pocas acciones de mantenimiento» y que «varias provincias se acercaron a su plan de construcción de viviendas, pero el resultado no fue bueno«.

Según Mesa Villafaña, para 2022 se proyectan construir 37.991 viviendas, de ellas 15.721 viviendas por el sector estatal, 11.786 CBH, y 10.484 viviendas por esfuerzo propio de la población.

Igualmente se ha propuesto rehabilitar 14.697 viviendas y conservar 21.087.

«Todo esto está muy por debajo de las demandas de la población y de detener los ritmos de deterioro«, reconoció el ministro de la Construcción.

Dijo que se acordó destinar los principales recursos del plan estatal a prioridades como «afectaciones climatológicas (3.867), dinámica demográfica (886), médicos (60), Tarea Vida (226), Defensa (1.545),   MINAG-AZCUBA (2.379), entre otros.

Desde la llegada al poder de Raúl Castro, las principales ciudades cubanas se llenaron de repartos para militares y policías (contemplados en los planes de Defensa), a quienes se les entregan viviendas en calidad de «medios básicos».

Asimismo, durante 2021 la construcción de hoteles en Cuba no se detuvo, mientras el Gobierno achacaba la imposibilidad de avanzar en la construcción de viviendas al embargo de EEUU, la pandemia del Covid-19 y las limitaciones económicas.

En los últimos seis años se construyeron unas 12.500 habitaciones de lujo en la Isla para el turismo sin importar la debacle del sector por la pandemia del Covid-19, ni tampoco tener en cuenta la precaria situación del fondo habitacional en la Isla.  

Al cierre del mes de mayo de 2021 había más de 49.000 viviendas afectadas por eventos meteorológicos en el país, de las cuales 3.321 eran derrumbes parciales. En el mismo período se reportaron 11.378 viviendas sin terminar de años anteriores, de las cuales más de la mitad corresponden al período de 2012 a 2019.

La situación se agrava aún más por las limitaciones en la producción de cemento, que alcanzó solo el 59% y el 43% en 2019 y 2020, respectivamente. Además, los estudios del propio Gobierno indicaron que la Isla se ubica dentro de los cuatro países de mayor precio del servicio de construcción.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%