¿Otra mordaza? El régimen cubano publica el anteproyecto de Ley de Comunicación Social

El Código Civil cubano también será ‘actualizado’.

Un cubano lee el periódico. AFP

El anteproyecto de Ley de Comunicación Social se encuentra disponible desde hoy 13 de julio en el sitio web del Ministerio de Justicia (MINJUS) de Cuba, según informa el medio oficial 5 de Septiembre, aunque al momento de redactar esta nota resultaba imposible acceder a él a través del link difundido por el periódico.

Según la nota, Onelio Castillo Corderí, vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, dijo a la prensa nacional y extranjera acreditada en el país que la versión 32 del anteproyecto aborda la gestión estratégica e integrada de los procesos de comunicación social en los ámbitos institucional, mediático y comunitario.

También trata el rol de la comunicación en los espacios públicos físico y digital, así como los principios de organización y funcionamiento para todos los medios de comunicación social.

El funcionario destacó que en este mes de julio comienzan las «consultas» por parte de los ciudadanos, quienes podrán emitir sus opiniones sobre el contenido del texto por vías digitales como redes sociales y el correo electrónico:  leycomunicacionsocial@minjus.gob.cu, lo que, según el medio estatal, demuestra el carácter participativo y democrático de la elaboración de la norma.

Sin embargo, la vigencia en Cuba de instrumentos jurídicos como el Decreto Ley 370, aprobado en 2019, y utilizado para castigar publicaciones críticas contra el régimen en redes sociales, y del Decreto Ley 35, aprobado en agosto de 2021, tras las históricas protestas del 11J, para criminalizar el ejercicio de la libertad de expresión en internet, hace prever que la nueva norma servirá para restringir aún más el derecho a la libertad de expresión de los cubanos y su posibilidad de criticar al régimen.

Jorge Legañoa Alonso, vicepresidente de la Unión de Periodistas de Cuba, afirmó, de acuerdo a 5 de Septiembre, que el país llega a una propuesta de ley «inédita, robusta y estratégica» para la construcción de un sistema de comunicación en Cuba, y que permite educar en materia de información y comunicación a los públicos. 

En su opinión, el texto abre una oportunidad para la relación efectiva entre la prensa, las instituciones y las fuentes, y posibilita la transformación editorial y económica de los medios.

Humberto Fabían Suárez, vicepresidente de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, señaló, por su parte, que a lo largo de sus 12 capítulos el anteproyecto regula en torno a la comunicación en el ámbito comunitario, mediático e institucional, la comunicación en el ciberespacio, la gestión de los procesos, así como los asuntos vinculados a la publicidad y el patrocinio, y la imagen y marca país.

El Código Civil cubano también será actualizado

Por otra parte, las modificaciones en materia de derecho familiar que se prevén en Cuba luego del referendo en el que el régimen espera sea aprobado el proyecto de Código de las Familias deben conducir a una actualización del Código Civil, según publica Granma.

Las reformas que tendrán lugar permitirán una mayor coherencia en cuanto al ordenamiento jurídico, y evitarán contradicciones posteriores entre las distintas materias del Derecho Civil con el familiar, dijo el doctor Leonardo Pérez Gallardo, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de la Familia, de la Unión de Juristas de Cuba, de acuerdo a la nota de Granma.

Pérez Gallardo añadió que eso permitirá actualizar determinadas y puntuales instituciones a tono con la Constitución cubana de 2019 y los derechos fundamentales reconocidos en ella.

Como ejemplo de estos derechos, mencionó el de habitación, reconocido en el proyecto del Código de las Familias, presuntamente para proteger a personas en situación de vulnerabilidad, tras las crisis familiares motivadas por una ruptura de la vida marital o de la pareja afectiva.

Esto ha sido presentado como novedad en el proyecto, pero en la práctica traslada la responsabilidad del Estado cubano sobre la falta de viviendas para personas vulnerables a ex cónyuges y ex miembros de parejas de hecho, además de limitar, por tres años, el derecho de los propietarios sobre sus viviendas, que vienen a sustituir a los albergues estatales.

El presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de la Familia también se refirió a la reforma a la sucesión intestada, en la que se perfilan nuevos actores como el miembro sobreviviente de una unión de hecho afectiva, o los tíos, y se da cabida a la sucesión de las familias multi parentales (en la cual la crianza de un niño está a cargo de más de dos padres legalmente reconocidos).

Consideró necesaria la reacción del Derecho Civil ante la violencia familiar y la ampliación de las causales de incapacidad para suceder, dirigidas a condenar conductas reprochables que constituyen una ofensa directa o indirecta al causante de la sucesión.

«De esta forma, el Derecho, en respuesta al buen orden, a la moral y a la solidaridad familiar, inhabilita o excluye de la sucesión a quien ha quebrantado los más altos valores, principios y reglas de conducta y de comportamiento familiar y social, vulnerando así la dignidad de la persona», expresó el también profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

Sin embargo, el profesor reconoció que estas reformas son solo «una sutura de protección» al Código Civil cubano, que data de 1987, según cita Granma.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%