Organizaciones de derechos humanos piden a Bachelet que denuncie al régimen cubano en la ONU

‘Su condena pública sigue siendo de vital importancia para proteger los derechos de los cubanos y aumentar la atención internacional sobre la inaceptable represión en el país’, advierten.

Michelle Bachelet ante la ONU. REUTERS

Ocho organizaciones cubanas e internacionales encargadas de la protección de los derechos humanos enviaron una carta a la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, exigiéndole que denuncie la represión en Cuba ante el Consejo de DDHH de las Naciones Unidas.

«Con siete organizaciones hermanas enviamos carta abierta a la Alta Comisionada Michelle Bachelet instándole a denunciar enérgicamente las violaciones de derechos humanos en Cuba ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU», escribió en Twitter Erika Guevara Rosas, presidenta de Amnistía Internacional para las Américas.

«El Gobierno de Miguel Díaz-Canel continúa profundizando una violenta política de represión», añadió la defensora de los derechos humanos.

Además de Amnistía Internacional se sumaron al reclamo las oficinas para México y Centroamérica de ARTÍCULO 19, el Comité para la Protección de los Periodistas, CUBALEX, Human Rights Watch, Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, Observatorio Cubano de Derechos Humanos y Prisoners Defenders.

«Los cubanos están viviendo una de las peores situaciones de derechos humanos en el país en muchos años. El Gobierno cubano continúa reprimiendo y castigandoprácticamente todas las formas de disidencia y crítica pública, mientras los cubanos atraviesan una grave crisis económica que afecta sus derechos sociales y económicos», denunció la misiva.

«Muchas de las personas detenidas durante las manifestaciones del 11 de julio estuvieron recluidas en régimen de incomunicación durante días o incluso semanas, fueron objeto de violencia injustificada durante los arrestos y, en algunos casos, fueron maltratadas durante la detención. A algunos los obligaron a permanecer desnudos en cuclillas, los privaron del sueño, los golpearon brutalmente y los encerraron en celdas sin luz natural donde dicen que perdieron la noción del tiempo», continuó el texto.

«Otros fueron amenazados con represalias contra ellos o sus familias por protestar. Otros fueron puestos en libertad bajo arresto domiciliario o sometidos a intensa vigilancia física y detención si intentaban salir de sus hogares. Varias organizaciones también informaron cortes de Internet en todo el país ese día«, añadió.

Las organizaciones denunciaron que más de 700 personas están presas por sus ideas políticas tras las protestas del 11 de julio en Cuba y le pidieron a Michelle Bachelet que denuncie esta situación en su discurso ante la 49ª sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

«Señora alta comisionada, su condena pública sigue siendo de vital importancia para proteger los derechos de los cubanos y aumentar la atención internacional sobre la inaceptable represión en el país. Instamos a su oficina a hablar más abiertamente sobre la situación en Cuba y permanecemos a su disposición para discutir las condiciones del país», finalizó el texto.

Juan Pappier, investigador senior de Human Rights Watch (HRW), cuestionó a la chilena al afirmar que «Hasta ahora, el silencio en público de Bachelet sobre Cuba ha servido de poco y nada».

Acutalmente son unos 1.007 los prisioneros políticos en cárcelescubanas según la ONG Cuban Prisoners Defenders (CPD), lo que supone que en los pasados 12 meses fueron contabilizados 1.167 reos de esa categoría en la Isla, y un incremento con respecto a febrero, cuando fueron reportados 932.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%