Las indicaciones del documento hacen sentido a la luz del comportamiento mostrado en redes por funcionarios y voceros del gobierno cubano a partir de las elecciones en EEUU, pero también puede haberse confeccionado con posterioridad. Con los elementos disponibles, no es comprobable su autenticidad

Afirmación

Un documento emitido por el jefe del Departamento Político Partidista del sistema empresarial de las Fuerzas Armadas de Cuba, Benigno Castillo Díaz, instruyó a los trabajadores de esa entidad no opinar en las redes sociales sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos y abstenerse de celebrar la eventual victoria del demócrata Joe Biden.

Para pronunciarse sobre los comicios y sus resultados, el documento insta a “esperar la posición del Gobierno Revolucionario”, ya que “las pautas informativas y las líneas de mensajes” a amplificar “saldrán por la cuenta de la Cancillería cubana y la del presidente”.

Asimismo, el régimen ordenó a sus defensores en las redes, referidos en la vox populi como “cibercombatientes” y “ciberclarias”, denunciar los efectos del embargo, llamado “bloqueo” por el oficialismo, y las medidas que lo refuerzan, y “seguir enfrentando la campaña desde EE.UU. para desacreditar la cooperación médica cubana”.

Clasificación

No comprobable

Existe evidencia insuficiente para establecer si la afirmación dada es verdadera, así como para establecer definitivamente su eventual falsedad.

La clasificación de “no comprobable” involucra afirmaciones para las cuales hay poca o ninguna evidencia de veracidad, pero que declararlas falsas requeriría la muy difícil encomienda de ser capaces de probar una negativa o discernir con precisión los pensamientos y motivaciones de otra persona.  

En el caso del presunto documento oficial, verificaciones del medio Cubanos por el mundo, a partir de un examen visual, concluyen que la tipografía con la que se consigna el nombre del funcionario oficialista no coincide con la del resto del documento, lo cual sugiere una posible manipulación digital del mismo.

Sin embargo, dicho medio habla de Castillo Díaz como un supuesto funcionario y ciertamente lo es. Reportes de la prensa oficialista cubano lo han mencionado y destacado como detentor de la responsabilidad específica que el documento menciona.

Establecer la veracidad de supuestos documentos oficiales filtrados en Cuba es una tarea harto difícil dada la poca transparencia, publicidad y rendición de cuentas del régimen con las actividades de gobierno y sus instituciones oficiales en todos los niveles.

Las indicaciones contenidas en el documento hacen sentido a la luz del comportamiento real mostrado en redes por funcionarios y voceros del gobierno cubano a partir del día de las elecciones en Estados Unidos (3 de noviembre).

No fue hasta este domingo 8 de noviembre que el presidente designado del régimen, Miguel Díaz-Canel, y su canciller, Bruno Rodríguez, se pronunciaron en sus perfiles de Twitter sobre el devenir de los comicios estadounidenses a partir de las proyecciones de los principales medios de prensa.

“Reconocemos que, en sus elecciones presidenciales, el pueblo de EEUU ha optado por un nuevo rumbo. Creemos en la posibilidad de una relación bilateral constructiva y respetuosa de las diferencias”, escribió Díaz-Canel.

Su mensaje, acompañado de las habituales etiquetas alusivas a la continuidad del régimen, fue replicado por Bruno Rodríguez, quien quiso ser más explícito en el reconocimiento que hacen los medios de la eventual victoria demócrata y usó un hashtag alusivo a la fórmula Biden-Harris.

Hasta los tuits de ambos funcionarios, la cuenta de la Cancillería de la isla (@CubaMINREX) no se había pronunciado sobre las elecciones. Desde ella y otros centenares de perfiles que replican su contenido o lanzan mensajes similares, han estado desde el Election Day lanzando mensajes con las etiquetas a las que hace alusión el documento: #NoMásBloqueo y “ElBloqueoesReal.

De los voceros habituales del castrismo en redes sociales, sólo Iroel Sánchez se pronunció antes que Díaz-Canel y Bruno Rodríguez sobre las elecciones. 

“Ya es oficial: 284 votos electorales para la fórmula Biden-Harris, tras ganar en Pensilvania. Good bye al emperador number one (“no puedo respirar”) y welcome al number two con la rodilla a unos milímetros de nuestro cuello mientras sopla una suave brisa de aire contaminado.

Tratemos de convertir esa brisa, contaminada y todo, en energía eólica para lo que tanto Biden como Trump quieren impedir: Una Cuba socialista, democrática, justa, soberana y próspera”, escribió en su perfil de Facebook.

Por su parte, el diputado cubano Yusuam Palacios y el exespía René González estuvieron entre los que se refirieron a las elecciones tras la supuesta línea marcada por la Cancillería, una vez se pronunciaron el presidente y el canciller.

“Es verdad que perdió Trump, y su pandilla se esconde tras la derrota, pero dejemos a un lado la euforia por la victoria de Biden, puede que sea ‘menos malo’ que el Calígula destronado, puede ser; ahora, nada de ingenuidad; se sentará en la silla imperial, huele a azufre”, escribió Palacios en Facebook, mientras que González, mojito en mano, acudió a Twitter para “despedir” al actual presidente estadounidense, Donald Trump.

“Bye bye Mr. Donald Trump. Gracias por recordarnos que aún seguimos enfrentando el mismo imperio perverso de siempre, y su capacidad de sacar a relucir lo peor de las peores personas. Otro más que se va y Cuba invicta. ¡Salud!”

Origen

Pese a las coincidencias que apuntan a la probable veracidad del documento, este puede perfectamente también haberse hecho ex post, a partir del comportamiento de los funcionarios cubanos y lo observado en las redes.

Las presuntas indicaciones oficiales contenidas en el escrito de marras firmado por Castillo Díaz comenzaron a circular desde finales de la pasada semana en el ciberespacio cubano y las aplicaciones de mensajería de mayor uso en la isla como WhatsApp Telegram.

Hasta el momento, ningún funcionario del régimen ha reconocido públicamente la autenticidad del mismo.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.