Oficialismo reconoce que la carne de cerdo ya es “un lujo para los cubanos”

En solo cuatro años la cantidad de productores de cerdo ha disminuido en un 90%

En 2022 solo se producirán 26 mil toneladas de cerdo, casi un 20% de la demanda nacional. (Foto: Periódico Cubano)

Un extenso reportaje del Noticiero de la Televisión Cubana (NTV) intenta analizar la situación de crisis total en la producción de carne de cerdo en Cuba, concluyendo que en la actualidad es un lujo para los cubanos tener esta proteína sobre su mesa.

De acuerdo con los periodistas oficialistas, en el 2017 había en Cuba 14 mil productores de cerdos que mediante contratos con el ministerio de la Agricultura entregaban unas 200 mil toneladas de carne. Sin embargo, a inicios del presente año únicamente quedaban 1.400 cubanos dedicados a la cría de cerdo, lo cual significa una reducción del 90% en los convenios.

La principal causa del declive en la producción es la incapacidad del estado comunista para honrar los contratos con los campesinos y cooperativas. En los convenios, el estado se comprometía a entregar la comida al productor para la ceba del animal y posteriormente el cerdo era vendido al sistema de la agricultura que se encargaba de la comercialización. Era una relación donde todos ganaban, a pesar de las trabas presentes y el control hegemónico del gobierno, sobre una actividad que en países normales es exclusiva del sector privado.

Sin embargo, a partir del 2017 -año donde no había crisis mundial en las cadenas de suministro ni pandemia de COVID-19- el Estado cubano dejo de importar cantidades suficientes de pienso, un complemento imprescindible para lograr la eficiencia en la ceba del cerdo.

La razón es la falta de liquidez en las arcas públicas, una situación financiera que se ha empeorado desde el 2021 con la implantación del mal llamado “ordenamiento monetario”. Ahora la única posibilidad para los productores de cerdo es importar el pienso por medio de empresas importadores estatales que le cobran comisión por esa actividad y deben pagar en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Como es lógico, la cuenta no da, por lo cual miles de campesinos han abandonado los contratos y quienes se mantienen han tenido que elevar el precio de la carne para que la ficha de costo le deje ganancias, ahora que tienen que comprar el pienso en el exterior y pagar en MLC. Los productores tienen que conseguir el MLC en el mercado informal de divisas, donde la tasa de cambio con respecto al peso cubano (CUP) es superior a los 100, más de cuatro veces la tasa oficial.

Según concluye el reportaje, uno de los pasos que puede dar el propio gobierno es no cobrar el porcentaje de comisión que se embolsa la empresa estatal que le importa el pienso al productor. Otro tema que beneficiaría sería darles acceso a los campesinos a la tasa oficial de cambio de 24 CUP por 1 MLC, para que su margen de ganancia sea mayor y puedan escalar la producción.

Para el actual año se planifica que a nivel de país se alcancen las 26 mil toneladas de carne de cerdo, una cifra que está muy por debajo de la demanda, lo cual se refleja en la desaparición de esa proteína, considerada el plato principal en la Isla.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%