Oficiales de Guardafronteras cubanos, a la lista de represores tras la muerte de migrantes cerca de Bahía Honda

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba asegura que ‘los responsables de estos asesinatos a sangre fría deberán pagar un día por ellos’.

Barco de las Tropas Guardafronteras de Cuba. MININT

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC, por sus siglas en inglés) incluyó en su lista de represores a altos oficiales de las Tropas Guardafronteras de Cuba y sumó nuevos cargos a otros ya incluidos, y los responsabilizó por la muerte de cinco personas en el hundimiento de una lancha que el viernes intentó llegar a EEUU partiendo del norte de Artemisa.

De acuerdo con esa organización con sede en Miami, en su base de datos del proyecto «Represores cubanos» ya aparecen Julián Rizo Álvarez, quien era el primer secretario del Partido Comunista en Matanzas en 1980, cuando ocurrió la conocida como «Masacre del río Canímar», y el general de Brigada retirado Lázaro Román Rodríguez, jefe de Guardafronteras hasta octubre de 2020, al que la FHRC responsabiliza de la muerte de al menos 42 personas en el hundimiento del remolcador «13 de marzo», en 1994.

Además, en la relación de responsables de actos represivos en Cuba aparecen el actual jefe de ese cuerpo, Jorge Argelio Samper Muarra, y Jorge Luis Navarro Nolasco, jefe del Destacamento Noroccidental de Guardafronteras, que cubre Bahía Honda, al norte de la cual se produjo la más reciente tragedia.

«Al general Samper Muarra y a Navarro Nolasco les acabamos de abrir a raíz de este crimen otro caso en su expediente. También hemos sumado dos represores violentos nuevos: los tenientes coroneles Leovanys Cutiño Rodríguez y Raidel Rodríguez López, jefe del Estado Mayor y jefe de Operaciones, respectivamente, del citado Destacamento Noroccidental de Guardafronteras, que cubre a Bahía Honda», indica la FHRC.

«Los responsables de estos asesinatos a sangre fría deberán pagar un día por ellos. Mientras tanto, la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba se asegura de que sus crímenes no se olviden», subraya la organización.

La FHRC condenó el hundimiento de la lancha con más de 20 persona a bordo, lo que calificó como un «asesinato a sangre fría», en el que murieron cuatro adultos y una niña de dos años.

«El Ministerio del Interior aseguró en una nota de prensa que la lancha se hundió al colisionar con la patrulla de Guardafronteras luego de violar las aguas territoriales de Cuba, pero los sobrevivientes aseguran que fueron hundidos a propósito. La historia también confirma que este es solo otro crimen de lesa humanidad perpetrado a sangre fría en la soledad del mar por el régimen comunista», indica la declaración.

La FHRC recuerda que en similares circunstancias «fue ametrallado y bombardeado con civiles a bordo en julio de 1980 el barco XX Aniversario en el río Canímar, y así fue hundido tras ser embestido del remolcador «13 de marzo» en la madrugada del 13 de julio de 1994, y arrojados al mar con chorros de agua a presión los hombres, mujeres y niños que pedían piedad desde la cubierta».

«Testimonios de decenas de sobrevivientes dan fe de que los Guardafronteras embisten sistemáticamente para hundirlas a las embarcaciones que llevan a hombres, mujeres y niños en su intento por huir del infierno. El pasado 1ro de marzo falleció el joven avileño William Padrón Maza a consecuencia de lesiones graves recibidas cuando una lancha de las Tropas Guardafronteras de Cuba embistió a una lancha rápida que se había quedado varada a 11 millas de Cayo Coco. Este método cruel de impedir las salidas irregulares por mar se aplica especialmente ahora cuando el régimen se propone que nadie salga por esa vía», subrayan.

Según los expedientes elaborados por la FHRC, Samper Muarra califica como represor violento por diversos actos de tropas bajo su mando contra migrantes cubanos en el mar, mientras que Navarro Nolasco sería cómplice de asesinato por iguales razones.

El Ministerio del Interior, en su nota oficial sobre lo ocurrido al norte de Bahía Honda, se limitó a culpar a EEUU por lo que denominó su «política hostil y cruel contra Cuba, que tolera y estimula las salidas ilegales desde Cuba al permitir la permanencia en su territorio de migrantes irregulares», y aseguró que Washington «no contribuye a garantizar una emigración segura, ordenada y regular, a la vez que intenta crear situaciones de desestabilización social».

Pese a esta nota oficial, el periodista Mario J. Pentón, de América TV, aseguró que el naufragio se produjo debido a que los guardafronteras cubanos embistieron a los migrantes. Según fuentes que habrían tenido acceso a los sobrevivientes y que hablaron con el reportero, la culpa de lo sucedido se debió a las maniobras de los guardacostas para impedir la salida de los migrantes.

De acuerdo con esos testigos, los migrantes cubanos en ningún momento hicieron resistencia a los guardafronteras, que habrían arremetido contra ellos.

Es conocido que en muchos casos los guardafronteras embisten y agreden a los cubanos que intentan huir por mar de la Isla, como denunciaron víctimas de esas agresiones en la localidad de Playa Baracoa a finales del 2021, cuando uno de los tripulantes de una embarcación sufrió heridas por balas de goma, tal y como reportó DIARIO DE CUBA.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%