Miembros de la Policía cubana realizaron un operativo en la finca de un campesino de Ciego de Ávila, donde ocuparon grandes cantidades de productos destinados a la agricultura, gracias a una llamada telefónica que alertó a las autoridades.

Según reveló un reportaje de la televisión estatal, los agentes requisaron importantes volúmenes de urea y otros fertilizantes en la finca Vista Alegre, perteneciente a la cooperativa de crédito y servicios Nugen Van Troi, del municipio Morón, que está ubicada en el kilómetro 12 y medio de la carretera que comunica a Morón y Chambas.

El capitán Yoan Díaz Díaz, segundo jefe de estación de la PNR de Morón, explicó que mediante una llamada telefónica recibida en la sede de su unidad se conoció de la existencia de productos destinados a la agricultura en grandes cantidades en dicha finca.

Tras efectuar un registro “se determinó la existencia de urea así como otros fertilizantes, radicados en una denuncia por el delito de receptación previsto y sancionado en el código penal vigente”, dijo.

Por su parte Reynaldo Pereira Bayate, jefe de la UEB distribuidora Gelma, precisó que debido a la sustracción del fertilizante se quedaron sin fertilizar más de 30 hectáreas de caña de azúcar, arroz y otros cultivos en el territorio.

“Se dejaron de producir alrededor de 100 toneladas de arroz para garantizar la canasta básica en la provincia y en el país”, advirtió.

En el operativo se ocuparon también balas de gas y otras mercancías que no tenían un respaldo legal, de acuerdo al reportaje transmitido.

El pasado martes la prensa oficialista informó de un operativo en Villa Clara que también tuvo su origen en una denuncia particular. En este caso los vecinos de una persona que acaparaba en su casa casi mil pomos de ron, alertaron a los agentes tras ver que un camión descargaba la mercancía en su casa.

El operativo concluyó con siete personas detenidas y acusadas de varios delitos vinculados al acaparamiento y la receptación, por haber comprado todo el ron disponible en un restaurante estatal para después venderlo en el mercado negro.

El hecho ocurrió en el poblado de Vueltas, perteneciente al municipio Camajuaní. El chofer del camión, en complicidad con el personal del restaurante, compró los pomos de ron Decano (990 en total) a 90 pesos por cada uno, para revenderlos a 95 pesos.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.