Ocultando las ayudas millonarias de EEUU, el régimen de Cuba vuelve a la carga contra el embargo en la ONU

Bruno Rodríguez dice que el régimen estima en 6.300 millones ‘los daños causados por el bloqueo’ durante los 14 meses del Gobierno de Joe Biden.

Bruno Rodríguez ante la prensa el miércoles en La Habana. CANCILLERÍA DE CUBA / TWITTER

«Los daños estimados causados por el bloqueo contra Cuba durante los 14 meses del Gobierno de Biden alcanzan los 6.300 millones de dólares», denunció Bruno Rodríguez el miércoles en La Habana al presentar el informe sobre los «efectos del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba», como suele hacer el régimen cada año previo a la votación ante la Asamblea General de Naciones Unidas de la resolución contra el embargo de Washington.

De acuerdo con el ministro de Relaciones Exteriores, el texto titulado «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba», correspondiente a 2022, «recoge las afectaciones de la política hostil con la que Washington pretende desde hace más de seis décadas subvertir el proceso revolucionario en la Isla», citó el sitio oficial Cubadebate.

La Habana presentará la resolución los días 2 y 3 de noviembre próximo por trigésima ocasión. Este año, adelantó Rodríguez, el proyecto a votar «es similar al adoptado en 2021 y años anteriores. Los únicos cambios son actualizaciones técnicas de rigor».

Según el canciller, el «bloqueo» afecta a las familias cubanas dentro y fuera del país, y es considerado «el principal obstáculo al desarrollo de la nación».

Rodríguez Parrilla subrayó, además, que las sanciones de Washington son «un acto de guerra económica en tiempo de paz», y reiteró su acusación de que el actual Gobierno estadounidense mantiene vigentes «las medidas de presión más agresivas» contra La Habana adoptadas por Donald Trump.

«Continúa la injustificada inclusión de Cuba en la lista arbitraria y unilateral que emite el Departamento de Estado de países que supuestamente patrocinan el terrorismo», insistió.

«Esa calumniosa calificación impone un estigma sobre nuestras entidades e instituciones, y dificulta en extremo las transacciones financieras y comerciales, y las posibilidades de pagos y créditos», agregó.

Según Rodríguez, «el recrudecimiento del bloqueo ha estado acompañado de un incremento de la agresión política, mediática y comunicacional», así como de «un aumento inusitado de operaciones de desinformación, financiadas con fondos federales del presupuesto de los Estados Unidos».

El canciller evitó mencionar en su intervención la ayuda humanitaria de emergencia a la población de Cuba para que se recupere de los estragos provocados por el huracán Ian, anunciada por la Casa Blanca el martes y que él mismo agradeció.

La asistencia incluye unos dos millones de dólares en provisiones y suministros, que serán entregados a través de organizaciones no gubernamentales independientes que tienen experiencia y ya están trabajando en la Isla directamente con las poblaciones afectadas, expresó una funcionaria no identificada de la Administración Biden.

También obvió que La Habana las donaciones humanitarias de EEUU a Cuba entre enero y agosto de 2022 superaron las de todo 2021, al contabilizar en esos ocho meses 12.140.977 dólares, frente a los 11.074.090 de los 12 meses del año anterior.

Los donativos de EEUU, que en los pasados meses se han incrementado, supusieron solo en junio 3.786.513 dólares, más del doble que los 1.124.280 dólares de mayo. Esas entregas cayeron en julio a 2.264.433 dólares, pero en agosto escalaron hasta los 3.397.881.

Las autoridades cubanas no publican esa información. Tampoco indican qué clase de donativos recibe del vecino del norte ni en qué son usados. Mucho menos informan de los productos agrícolas y alimentos que compran mes a mes en el vecino del norte, así como de los productos de salud que adquiere en EEUU, y que solo en agosto pasado sumaron 879.628 dólares.

Solo entre enero y agosto de 2022 Washington exportó a la Isla 197.037.244 dólares de toda clase de productos, poco menos que los 206.430.928 dólares de igual periodo de 2021.

Estas exportaciones están autorizadas, pese al embargo, en virtud de la Ley de Reforma de Sanciones Comerciales y Mejora de Exportaciones (TSREEA, por sus siglas en inglés) de 2000, aprobada por la Administración de George W. Bush, a las que La Habana recurre sin pausa desde entonces.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%