‘No soy un héroe, tengo miedo a morirme cuando escucho los bombardeos’: el cubano Raidel Arbelay desde Kiev

El pelotero cubano, quien ha hecho su vida en Ucrania, cuenta en DIARIO DE CUBA por qué no se fue de Kiev ante el avance de las tropas rusas.

Raidel Arbelay Becerra, pelotero cubano en Kiev. RAIDEL ARBELAY/FACEBOOK

El pelotero cubano Raidel Arbelay Becerra, quien ha hecho su vida en Ucrania, decidió poner a salvo a su familia en Polonia y regresar a Kiev para ayudar en lo que sea necesario, al país que considera un hogar. «Yo he tenido muchos momentos tristes en mi vida, pero nada comparable con lo que sentí cuando me bajé del bus de mi suegro y mi niña, llorando, me halaba para que me fuera con ellos», dijo Arbelay en una directa desde Kiev con DIARIO DE CUBA.

«El día que salí con mi familia para la frontera con Polonia, fue cuando cayó un avión en un edificio, a 700 metros de donde vivimos. Yo tengo el pasaporte cubano activo, pude haber abandonado Ucrania, pero no me iba a sentir bien sabiéndome a salvo, mientras mis amigos y compañeros están aquí», añadió Arbelay, quien vive en Ucrania de forma permanente desde los 26 años, cuando recibió un contrato para jugar béisbol en ese país.

En cuanto a la información sobre lo que ocurre en estos momentos, el cubano contó que recibe la de la parte ucraniana. «Pienso que la dan de forma optimista, no creo que sea totalmente la realidad, pues cuando oyes información sobre fallecidos seguramente se desata el pánico». 

Arbelay vive en Kiev desde hace años con su esposa ucraniana, con quien tiene dos hijos, un niño de 15 y una niña de seis. 

«Yo no soy un héroe, tengo miedo también a morirme cuando suenan los bombardeos. Hace unos días tuve unos escalofríos que nunca había sentido antes. Cuando te cae una bomba cerca y se mueven todas las ventanas, hay que ser de plomo para no tener miedo».

Por el momento Arbelay no ha tenido que coger las armas, algo que va en contra de su religión. «Yo soy cristiano, entiendo que tomar armas es algo que va contra la Biblia, pero para ayudar al ejército se puede hacer algo más que tirar tiros. Yo di mi paso, ya quedo en manos de Dios».

«Todos los países de la antigua Unión Soviética, por lo general, tienen la misma religión, todos son ortodoxos, comparten cultura y tradiciones. Muchos rusos y ucranianos están unidos en familias, es normal que muchos soldados rusos no quieran atacar a Ucrania«.  

«El pueblo ucraniano ha resistido gracias a eso. Los ucranianos no tienen nada que perder porque están luchando por su tierra, ellos no están atacando, se están defendiendo. Los rusos vienen cumpliendo ordenes, no porque quieran hacerlo».

Según Arbelay, la imagen de Ucrania ante el mundo se ha dignificado y ha dado una lección de valor. «Ucrania le ha dado un bofetazo a la Unión Europea. Antes se veía a las personas de Europa del Este como ciudadanos de clase baja, corruptos, mujeres de la calle. Eso ahora cambiará».

«En Cuba yo pensaba que eran valientes, pero la valentía la he conocido aquí. He visto a ucranianos parar con banderas a caravanas de rusos. Yo sé que a partir de ahora Ucrania va a ser vista como un país heróico, con el cual se debe contar», opinó. 

Sobre el apoyo del Gobierno de Cuba a Rusia en el contexto de la invasión a Ucrania, Arbelay consideró que La Habana «está acostumbrada a mamar la teta de Rusia desde que era la Unión Soviética. Tienen deudas con Putin, claro que lo apoyan. De hecho, las deudas de Cuba con Rusia se prorrogaron hasta el 2027. A eso le llamo oportunismo». 

«En Cuba, no sé como lo hacen, pero desde pequeños nos meten información en la cabeza que terminamos creyendo, y eso es lo que está pasando ahora en Rusia, están muy desinformados, y si el pueblo ruso no se levanta va a ser difícil que la guerra se termine». 

«Termine como termine esta guerra, el pueblo ucraniano ya es vencedor», concluyó.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%