“La situación actual humanitaria es muy grave en el país, no por nada la hemos definido hace cuatro años como la de una emergencia humanitaria compleja”, aseguró a CubaNet el activista venezolano Feliciano Reyna.

CARACAS, Venezuela. – En Venezuela “siempre hay un posible riesgo para la integridad física” de las personas que trabajan para hacer llegar la ayuda humanitaria a la población. “No es un terreno fácil, tenemos comunicación de colegas que enfrentan situaciones difíciles con grupos de civiles armados o con alguna actividad ilegal que ocurre en el mismo espacio donde se está trabajando en el bienestar de la comunidad”, aseguró Feliciano Reyna, director de la ONG venezolana Acción Solidaria, en conversación exclusiva con CubaNet.

Pero la criminalidad organizada no es el único riesgo que enfrentan los voluntarios que prestan asistencia en Venezuela, pues el pasado 7 de septiembre la sede de Acción Solidaria en Caracas fue allanada por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). El mismo grupo de comando creado por Nicolás Maduro, conocido por los venezolanos como “escuadrones de la muerte” y que, según el reciente informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, es responsable de más de 2000 muertes en lo que va de 2020.

La noticia fue difundida por el propio Feliciano Reyna a través de su cuenta de Twitter: “A la 1:45 de este día lunes 7 de septiembre, un grupo de miembros de la FAES irrumpieron (sic) en la sede de Acción Solidaria en un procedimiento del cual no tenemos ninguna información ni conocimiento sobre sus motivos ni propósitos”. Reyna también exigió a los cuerpos de seguridad del régimen “garantizar la libertad y la integridad física y mental del personal que estaba realizando su trabajo, así como preservar los insumos y suministros” con los que trabaja la organización.

Tras el operativo, seis activistas fueron detenidos y las medicinas del programa de donaciones resultaron secuestradas. La acción fue justificada con una investigación en la cual, presuntamente, una persona de la ONG estaría implicada en la venta ilegal de medicinas del programa de donaciones. La presión de los abogados y de distintas organizaciones defensoras de derechos humanos permitió la liberación de los detenidos y el regreso de los insumos médicos luego de varias horas.

“Lo que sí ocurrió desafortunadamente es que esto se convirtió en un hecho de exceso, de abuso que no debió ocurrir (…)”. 

De acuerdo con Reyna todas las personas presentes fueron “detenidas arbitrariamente” aunque “no había ningún indicio de que tuvieran nada que ver con esto de lo que se estaba investigando”.

Esta situación ya había sido alertada por el Centro para los Defensores y la Justicia (CDJ): al menos 157 defensores de derechos humanos han sido atacados por el régimen en lo que va del año. “Las principales modalidades de ataques documentados fueron actos de estigmatización (67), seguidos de acciones de intimidación y hostigamiento (18) y en tercer lugar ataques digitales (10) contra las cuentas y páginas web de las organizaciones de derechos humanos”, se lee en un reciente informe divulgado el pasado 16 de septiembre.

Venezuela en emergencia

“La situación actual humanitaria es muy grave en el país, no por nada la hemos definido hace cuatro años como la de una emergencia humanitaria compleja”, afirmó el director de Acción Solidaria. También explicó que esta emergencia se traduce en un “inmenso daño humano”, originado por el “difícil acceso a los alimentos, a la salud, a los servicios públicos”

“Esto ha generado lo que se conoce como la mayor crisis de refugiados en nuestra región”, agrega Reyna.

Según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para junio de 2020 había 5,1 millones de migrantes venezolanos, de los cuales cerca de cuatro millones vivían en otros países de América Latina. Un éxodo que, según la ACNUR, es el más grande en la historia reciente de la región.

Acción Solidaria fue fundada en 1995, inicialmente para atender a personas infectadas con el VIH, pero con el tiempo la organización se fue ampliando hasta formar una coalición de organizaciones dedicada a proteger el derecho a la salud y la vida en Venezuela. Esta organización es aliada de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país.

“Acción Solidaria viene trabajando en el terreno humanitario desde hace cuatro años, porque ya veíamos ―por los informes internacionales que ya habíamos sacado y otros que veníamos siguiendo― que el país (…) había entrado en este contexto que en Naciones Unidas se conoce como ‘emergencia humanitaria compleja’. Allí comenzamos a implementar un programa de atención en salud, justamente, de entrega de medicamentos por vías de donación para (personas con) condiciones de salud crónicas”, entre otras.

Reyna también aprovechó la ocasión para alertar sobre los daños humanitarios que requieren atención urgente: “En primer lugar, el de la alimentación, Venezuela en este momento, según el reporte global de crisis alimentaria 2020, es la cuarta crisis entre las diez peores. Es decir, estamos hablando realmente de una situación de nuevo de gran escala, de necesidad alimentaria solamente; y si lo pensamos en términos de la salud, igualmente nos encontramos con una pandemia sobrevenida pero que lo hizo sobre un sistema de salud que ya estaba en una situación precaria”, puntualizó.

Tomado De CUBANET

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.