No amanece para los cubanos: a los apagones se suman problemas en el suministro de agua

En La Habana, 31.800 personas se encuentran sin agua.

Cubanos llenan vasijas con una pipa de agua. IPS

Cuando ya los apagones se han convertido en el pan de cada día de los cubanos, la situación empeora: a la falta de electricidad y los problemas que ello implica se suman problemas en la red de abastecimiento de agua.

El diario estatal Granma publica que 31.800 habaneros se encuentran sin agua, debido a una decena de interrupciones y las averías de dos equipos del sistema del Canal.

Manuel Paneque Gómez, delegado de Recursos Hidráulicos en La Habana, dijo en una reunión del Grupo Temporal de Trabajo (GTT), que tuvo lugar este sábado 28 de mayo, que las zonas afectadas pertenecen a los municipios Diez de Octubre, Regla, San Miguel del Padrón y Guanabacoa.

En el encuentro estuvo presidido por Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana, y Reinaldo García Zapata, Gobernador de la ciudad, se informó también que en el Este de la capital se dictaminó el estado de la fuente de abasto y reparan uno de los medios de bombeo que debe sustituir a los que se detuvieron esta semana en El gato. Sin embargo, aún son serias las limitaciones en el suministro a los repartos Camilo Cienfuegos, Alamar y la Villa Panamericana, todos del municipio de La Habana del Este, lo que se suma a restricciones con las pipas, según nota del medio estatal.

Ante esta situación, la nota de Granma dice que es esencial el uso racional del agua y mantener el ahorro energético, principalmente en las zonas residenciales, donde se reporta el mayor consumo luego de las medidas aplicadas en la rama estatal, pese a que muchos cubanos se quejan de que son más las horas sin electricidad que las que disponen de ella.

Por otra parte, las mencionadas interrupciones y averías en la red de suministro de agua en la La Habana solo significan un incremento en el número de habaneros afectados por la falta de agua. Estas roturas se producen poco más de 15 días después de que las autoridades advirtieran a los cubanos que debían prepararse para una menor disponibilidad de agua.

Aunque la causa principal de la disminución sea la reducción de las lluvias, una parte importante del agua que se distribuye se pierde en salideros, por el mal estado de las redes de abasto. Además hay unas 300.000 personas en toda Cuba que están afectadas por roturas.

En abril, una nota publicada en el medio oficial Tribuna de La Habana reconocía que más de 102.000 personas sufrían escasez de agua en la capital

La falta de agua en las viviendas es también otra consecuencia de los apagones, pues el fluido eléctrico es necesario para el bombeo, como reconoció recientemente Yoanny Acosta Solenzar, director de la Empresa Eléctrica de Sancti Spíritus.

Los prolongados apagones, que, como tuvo que admitir Miguel Díaz-Canel, no solo se deben a las averías y la falta de mantenimiento en el sistema eléctrico, sino también al déficit de combustible, además de poner en peligro los equipos electrodomésticos y echar a perder la poca comida que logran conseguir los cubanos, también pueden dejarlos sin agua.

Los apagones estuvieron entre las razones económicas que provocaron las protestas antigubernamentales de julio pasado, junto con la escasez de productos básicos y la aguda inflación, que siguen agobiando a los cubanos. 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%