Así vivía antes y así lo hará ahora. La casa es modesta, pero en comparación con el tugurio donde residía su familia, el cambio es notable

Gracias al apoyo del exilio, este niño cubano que será operado del corazón y vivía en condiciones de extrema pobreza ahora tiene una casa, donde vivirá junto a su familia.

Cierto, es una casa modesta, pero en comparación con el tugurio donde malvivía hasta hace unos días, la mejoría es notable. Los cubanos de la diáspora reunieron 2400 dólares que alcanzaron para comprar la casa y algunos muebles.

La activista Diasniurka Salcedoquien se ha interesado particularmente en este caso, fue la encargada de dar la noticia en redes sociales a través de un video, donde da un recorrido por el local para que los cubanos tengan una idea de cómo se invirtió la ayuda humanitaria.

Una cama, colchón, lavadora, refrigerador, ventilador, algunos trastos de cocina, son los utensilios y muebles de hogar de que podrá disfrutar esta pequeña familia de Artemisa. Nada más hay que ver dónde vivían antes: un solar con casa de madera, sin prácticamente nada adentro.

Diasniurka hizo un agradecimiento especial al actor cubano radicado en Florida, Roberto San Martín y al Grupo de Ayuda 2020 por facilitar el envío del dinero, coordinar gestiones y apoyarla de muchas maneras con tal de que esta familia obtuviera un hogar.

La activista, miembro de un grupo de acción ciudadana que se hace llamar Las Marianas, agregó otras buenas noticias. El solar donde antiguamente vivía esta familia ahora pertenecerá a otra que ni siquiera tiene casa. Las Marianas tratarán de ayudarlos a construir una.

La actividad de este grupo no ha sido fácil; en varias ocasiones la Seguridad del Estado y la policía del régimen entorpecieron su labor. El 18 de septiembre, mientras Diasniurka esperaba un envío de ayuda humanitaria para este pequeño, las fuerzas del régimen la detuvieron.

En las imágenes puede verse cómo los agentes se abalanzan sobre Salcedo, sin precipitación, pero decididos a maniatarla, al mismo tiempo que se escucha la voz de la opositora: “¿pero por qué?”, sin saber a ciencia cierta la razón por la cual la arrestaban.

Salcedo ha realizado una labor de crítica y acción ciudadana en su provincia, señalando problemas en el sistema de salud y las condiciones de vida, razón por la que no hubiese sido perseguida en un país donde se respeten los derechos humanos, civiles y políticos.

A inicios de septiembre, denunció en sus redes sociales que en la escuela Humboldt, de la provincia de Artemisa, no se está cumpliendo con el distanciamiento social. En su Facebook, mostró imágenes recientes donde se ve a los estudiantes con mascarillas, pero aglomerados en las aulas.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.