‘¿Nadie quedará desamparado?’, la dura pregunta de una periodista cubana al gobierno

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Foto de Miriam Celaya González

Esta es una de las tantas frases que enarbola el gobierno de Cuba para vender al mundo la imagen de un país perfecto, que respeta los derechos humanos y que vive en libertad: ‘Nadie quedará desamparado’

Así dicen, sin embargo, en medio de esta pandemia que ha afectado al mundo, ha quedado demostrado, con creces, que Cuba no es ese paraíso que muchos aún idealizan.

De ahí que la periodista independiente cubana Miriam Celaya González compartió un extenso y contundente texto que muestra al orbe la cara oculta, la que no dejan ver los medios de comunicación estatales:

Esta imagen no fue tomada en Haití ni en una favela de Río de Janeiro ni en ningún país capitalista donde -según reza la doctrina marxista- «el hombre es el lobo del hombre». No. Este triste espectáculo de un anciano enfermo, sin techo y sin cuidados, cuya bolsa colectora de orina descansa sobre el suelo, sujeta a una sonda, la acabé de tomar hace unos minutos en los bajos del edificio donde vivo, en plena avenida Carlos III, en el centro de la capital cubana.

Este portal abierto es el refugio habitual desde hace unos meses de este hombre que, sea cual sea su historia, debería tener al menos el derecho a descansar en la comodidad de una cama y en la seguridad de una institución que se encargara de su higiene, su alimentación, su precaria salud. ¿Acaso no fue para humildes como él para quienes se hizo la revolución castrista?

Cada anochecer, cuando bajo a botar la basura, me lacera esta escena terrible en una ciudad azotada por la pandemia, encerrada en un toque de queda, ajena a este infeliz que duerme sobre un duro quicio de losa.

Me lo he pensado mucho para hacer esta fotografía por respeto a la dignidad de un hombre que sufre, pero finalmente he decidido hacerla, sin mostrar su rostro, para denunciar la indignidad de las instituciones de un (des)gobierno y de un sistema «socialista» que se autoproclama el más humano y solidario del planeta y donde, además, el cinismo del discurso oficial sigue repitiendo que aquí «nadie» va a quedar desamparado.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.