Multado en Cuba con 2000 CUP por llevar un paquete de pollo en un municipio distinto al suyo

El aluvión de multas que cae estos días sobre La Habana sigue dando qué hablar. Un hombre se ha visto obligado a pagar 2000 pesos (83 CUC) de sanción por llevar encima un paquete de pollo en un municipio distinto al suyo.

La víctima, residente en Marianao, ha explicado a CiberCuba que el día primero de septiembre acompañó a un amigo, que es pastor protestante, a recoger un paquete de pollo que le regalaron unos hermanos de religión en Playa.

De regreso a Marianao la patrulla número 300 detuvo la moto eléctrica en la que viajaban ambos y en cuanto los agentes vieron el pollo se los llevaron detenidos a los dos para la 5ta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), acusados de comprar comida en un municipio distinto al suyo.

De nada sirvió que tuvieran todos los papeles en orden y explicaran que sólo habían ido a recoger un ‘mandado’. Los ignoraron cuando juraron que ellos no habían comprado el pollo en Playa.

«No tenían un motivo para multarnos y se lo inventaron. Nos pusieron a cada uno una multa de 2000 pesos por estar en otro municipio», se queja este habanero a CiberCuba.

Como es natural, él reclamó la multa, pero no sirvió de nada. Así que escribió a la Fiscalía y la fiscal de Playa le reconoció que los policías no tenían motivos para sancionarlo. Aún así no le quitaron la multa, que debe ser recurrida en el plazo de tres días. Además, si no se paga en diez días, duplica su importe.

Los agentes le aplicaron el Decreto 14/2020 que regula las infracciones contra la higiene comunal y las medidas sanitarias para la etapa de enfrentamiento a la COVID-19 en la provincia de La Habana. 

Según los policías que los detuvieron, llevar un paquete de pollo encima en Playa, a las dos de la tarde, siendo de Marianao, en plena pandemia del coronavirus, contraviene el artículo 2.1, inciso 11 del Decreto 14/2020.

Se trata de una especie de cajón de sastre en el que caben todos los motivos posibles porque reconoce como infractor a quien incumpla «otras disposiciones establecidas por las autoridades sanitarias», pero no especifica a qué se refieren.

Este habanero de Marianao pagó su multa de 2000 pesos. La suya es una de las 4320 sanciones de 2000 pesos con las que el Estado cubano pretende recaudar en una sola semana 8,6 millones de CUP,  que equivale al sueldo medio mensual de 10 mil habaneros.

Más de 175 mil «acciones de control»

Según recoge el portal estatal Cubadebate, el llamado Subgrupo de Enfrentamiento del Consejo de Defensa Provincial ha llevado a cabo hasta el 8 de septiembre 175 353 «acciones de control».

En total han puesto en total 5 148 multas al amparo del Decreto 14/2020 (aparte del resto), que salió publicado en la Gaceta el 31 de agosto de 2020. La mayoría de las infracciones son por no usar de forma correcta el nasobuco, aunque también las hay por ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública.

Fue justo eso lo que le costó un disgusto a dos vecinos de Mayabeque que fueron a dar a la estación de Policía de Zapata tras ser sorprendidos en 23 y 12, en el Vedado, bebiendo un trago de un pepino de cerveza a granel, mientras esperaban unas pizzas.

Algo similar le ocurrió a otro cubano que fue detenido también en 23 y 12 el pasado viernes 11 de septiembre por bajarse el nasobuco para comerse un pan. Los policías no entraron en razón cuando el ciudadano les explicó que es diabético y que no había desayunado.

Tomado De CIBERCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%