Una niña de 12 años murió en Georgia como resultado indirecto de una infestación severa de piojos. Sus padres fueron arrestados y ahora enfrentan los cargos de asesinato en segundo grado, según informó la Oficina del Sheriff del condado de Wilkinson.

Kaitlyn Yozviak murió el 26 de agosto de un paro cardíaco y con una causa secundaria de anemia severa, ocasionada por picaduras repetidas de piojos que redujeron sus niveles de hierro en sangre.

La pequeña se habría desmayado y su madre llamó al 911 al ver que no respondía. Cuando la policía llegó a la casa se encontró con un lugar extremadamente sucio y en mal estado, con ratas encima de la cama y otros muebles de la habitación de Kaitlyn.

Sus padres, Mary Horton, de 37 años, y Joey Yozviak, de 38, dijeron que no se había bañado en una semana y media.

La jueza de la Corte Superior del condado de Wilkinson, Brenda Trammell, estuvo de acuerdo en que había suficiente evidencia para que los cargos de asesinato en segundo grado contra sus padres fueran presentados ante un gran jurado.

Los Yozviak también fueron acusados de crueldad infantil en segundo grado. Aparentemente, la niña sufría un dolor físico excesivo debido a negligencia de sus padres, aunque los resultados de la autopsia aún no están completos.

Según las autoridades, Kaitlyn tenía la infestación de piojos “más grave” que se había visto jamás, y pudo haber durado intermitentemente durante al menos tres años.

La niña tenía dos hermanos que fueron sacados de la casa en otras ocasiones. Al parecer, la familia tenia varias denuncias por negligencia, pero los pequeños siempre eran regresados a sus padres.

Tomado De ASERE.COM

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.