Muere una agente de la Seguridad del Estado que se infiltró en la oposición cubana fingiendo ser periodista

Se trata de Aleida Godínez Soler, conocida como la agente Vilma.

Fidel Castro junto a la agente de la Seguridad del Estado conocida como Vilma. RONQUILLO BELLO/FACEBOOK

La agente de la Seguridad del Estado cubano Aleida de las Mercedez Godínez Soler, conocida por infiltrarse en varias organizaciones de la oposición cubana haciéndose pasar por periodista independiente, falleció en La Habana producto de un cáncerinformó Ricardo Ronquillo, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

«Hemos conocido de la muerte, a consecuencia de cáncer, de la compañera Aleida Godínez Soler, combatiente de la Seguridad del Estado Cubano que se infiltró entre la contrarrevolución cubana y develó sus trapisondas, servilismo y subordinación a los intereses yanquis, sobre todo en el ámbito mediático», escribió Ronquillo en sus redes sociales.

El funcionario del régimen cubano añadió que la UPEC, «de la que era un miembro reconocido y la honró con la Distinción Félix Elmusa (sic), lamenta profundamente su deceso y ofrece sus condolencias a sus familiares y compañeros».

Entre las personas que comentaron la publicación se encontró el periodista cubano José Raúl Gallego, quien recordó a Ronquillo que «el periodismo es una cosa, y la delación otra. No van de la mano».

De acuerdo con la enciclopedia virtual cubana Ecured, Godínez Soler, conocida como la agente Vilma, fue reclutada por la Seguridad del Estado en el año 1991 con el propósito de infiltrarse entre los trabajadores de la a Empresa de Materiales de la Construcción de Ciego de Ávila.

Siete años más tarde la represora cubana fue enviada a La Habana, donde tuvo la tarea de vigilar a opositores cubanos y sus relaciones con la Embajada de Estados Unidos, en ese entonces Oficina de Intereses.

En una entrevista con el ex decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Raúl Garcés, la agente policial cubana llamó «mercenarios» a los periodistas independientes cubanos y reconoció haber mandado información falsa a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Por su labor como espía el régimen cubano le otorgó la distinción Félix Elmusa, la orden Ana Betancourt y el sello conmemorativo por el aniversario 60 de la Federación de Mujeres Cubanas.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%